El incendio de Navalilla obliga a desalojar Cobos de Fuentidueña

Un foco del incendio amenaza con reactivarse esta mañana en las inmediaciones de Navalilla. / Antonio de Torre

Más de cien personas trabajan en la extinción de un fuego que mantiene la CL-603 cortada

QUIQUE YUSTESegovia

A primera hora de la tarde, el incendio parecía controlado. Las llamas habían dejado paso al humo y el fuego se daba por perimetrado. Tan solo faltaba prestar atención a los numerosos puntos calientes repartidos por las más de 200 hectáreas quemadas en el incendio declarado este martes en Navalilla. Pero a las tres y media, el fuerte viento ha reactivado un foco en las proximidades de la CL-603, saltando las llamas al otro lado de la carretera.

Imágenes

De nuevo el fuego hizo acto de presencia avanzando en esta ocasión hacia Cobos de Fuentidueña, obligando también a cortar la CL-603. Una nueva situación de riesgo que ha obligado a la Junta de Castilla y León ha decretar el nivel 2 de alerta. Más de cien efectivos, con helicópteros e hidroaviones incluídos, trabajan durante toda la tarde para contener las llamas y que estas no alcancen ningún municipio. Por el momento, no ha habido que evacuar a ningún vecino, aunque el humo ya ha llegado tanto a Cobos de Fuentidueña como a San Miguel de Bernuy.

A diferencia del incendio de hace 20 días originado por un rayo, la mano del hombre parece estar detrás de las causas de este incendio, con una negligencia como probable origen del mismo.

Máximo riesgo

Desde la Junta de Castilla y León realizan un llamamiento a la prudencia de los ciudadanos debido al alto riesgo meteorológico de incendios esperado durante los próximos días, tanto por las altas temperaturas como por la posibilidad de vientos de componente sur superiores a 20 kilómetros por hora. Se recomienda encarecidamente evitar cosechar, recordando que si la temperatura es superior a 30 grados y el viento mayor de 30 kilómetros por hora está prohibido realizar estas labores a menos de 400 metros del monte.

Menos de tres semanas después

El pasado 15 de junio, 137 hectáreas del pinar de Navalilla fueron arrasadas por un incendio que estuvo activo durante varias jornadas. La cercanía de las llamas al municipio provocó que una treintena de vecinos tuvieran que ser desalojados temporalmente de sus viviendas el pasado jueves y que la Junta de Castilla y León declarara el nivel 2 de peligrosidad, el más alto en una escala de tres.

Un total de 164 personas llegaron a trabajar simultáneamente para estabilizar el fuego y asegurar el perímetro, entre ellos la Unidad Militar de Emergencias con el apoyo material de cuatro helicópteros y doce autobombas, además dos cuadrillas terrestres, dotaciones de Bomberos de Sepúlveda y Segovia o cuatro cuadrillas helitransportadas.

Fotos

Vídeos