Esta imagen no la podrás volver a ver hasta agosto

Esta imagen no la podrás volver a ver hasta agosto

La iglesia de San Eutropio ha exhibido estos días la valiosa sarga de Alonso Sánchez Coello, pintor de cámara de Felipe II

PEDRO L. MERINO El Espinar

La iglesia de San Eutropio de El Espinar ha exhibido estos días la sarga de Alonso Sánchez Coello, una magnífica obra de arte, de incalculable valor, del siglo XVI. Es una de las dos únicas veces del año –la otra es en agosto, con motivo de la celebración del voto de San Roque– en la que se puede admirar esta pieza, obra del pintor de cámara de Felipe II.

Realizada en tela, la sarga o cortina, de quince metros de largo por cinco de ancho, está pintada mediante la técnica del aguazo sobre cáñamo y muestra diferentes motivos de la Pasión.Está dividida siguiendo los órdenes clásicos arquitectónicos, con columnas de estilo dórico, jónico y corintio en los laterales. De abajo a arriba, se puede ver el Entierro de Cristo, el Camino del Calvario, la Crucifixión y, en la parte superior, en el tímpano, la figura de Dios Padre. Se remata con las alegorías de la Fe y la Caridad. La delicada labor de desenrollar la cortina comienza con la subida de los 102 peldaños que conducen al campanario. Después es preciso descender por la escalera que lleva a la bóveda y, a través de ella, recorrer toda la nave, hasta alcanzar el otro extremo del templo. Allí hay que introducirse en un pequeño habitáculo donde está el mecanismo, también del siglo XVI, que se utiliza para bajar y subir manualmente la cortina. Para llevar a cabo esta operación hay que tener fuerza y precisión para evitar fisuras en esta pieza única de gran valor artístico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos