La iglesia de San Francisco tomará vida con la obra ‘A vueltas con la muerte’

Representación de la obra.
Representación de la obra. / M. Rico

El proyecto cultural y teatral, dirigido a todos los públicos, dará a conocer de forma divertida la historia del templo

MÓNICA RICOCuéllar

Aunque parece una contradicción, la iglesia del antiguo convento de San Francisco, en Cuéllar, tomará vida este verano de la mano de la obra ‘A vueltas con la muerte’, un nuevo proyecto puesto en marcha desde la Concejalía de Cultura con la colaboración de Teatro Naos y Maricastaña Teatro.

La concejala de Cultura, Sonia Martín, detalló que, tras casi dos años utilizando el templo gran número de veces y el máximo de fechas, con el fin de que sea un centro donde desarrollar y concentrar actividades culturales, ahora se dan varios pasos más, que llegan desde la instalación de un nuevo escenario portátil, y la puesta en marcha de esta obra teatral, que dará a conocer la importancia de San Francisco en el siglo XVI, durante las noches de los jueves.

La obra ‘A vueltas con la muerte’ girará sobre el personaje de Hernán López de Yanguas, un dramaturgo de principios del siglo XVI, recientemente estudiado por el profesor universitario Javier Espejo Suros, que realizó sobre su figura su tesis. López de Yanguas estuvo al servicio del segundo y tercer Duque de Alburquerque, y también estuvo vinculado a San Francisco, por lo que se decidió ligar todo eso junto con la muerte y desde un punto de vista cómico.

Así lo explicaba Sergio Caminero, uno de los responsables de Teatro Naos, que a su vez protagonizará el papel de López de Yanguas. Tampoco faltarán otros personajes como la muerte, interpretada por Sara Pesquera; y ‘la muerta’, María de Velasco, una de las esposas del primer duque de Alburquerque, Beltrán de la Cueva, papel que ejecuta Maite Sánchez, que a su vez ha sido la escritora de los textos. La actriz Nuria Aguado, que se ha encargado de la dramaturgia, será la suplente de los dos papeles femeninos.

Cabe recordar que San Francisco está muy ligado al Ducado de Alburquerque. En el siglo XV el patronato del monasterio pasó a sus manos, y el primer duque, Beltrán de la Cueva, creó el panteón de la Casa de Alburquerque en su capilla mayor. Al caer la cúpula del templo, su efigie desapareció, pero los de sus mujeres se mantuvieron. El de Mencía Enríquez, su segunda mujer, se puede ver estos días en el museo del Prado, gracias a la exposición ‘Tesoros de la Hispanic Society of America’ y hasta allí se desplazó Inmaculada Cedeño, de María de Melo Collection, que ha sido la encargada de la creación de los trajes de los actores.

Caminero quiso destacar que el traje de Mencía Enríquez está imitado a la perfección, con gran minuciosidad y hasta el más mínimo detalle, ya que los ropajes son un puntal básico de la obra, tal y como siempre lo son en la compañía Teatro Naos.

El espectáculo se abrirá con un audiovisual en el que se situará al público en el contexto histórico y del entorno patrimonial, para después comenzar con la obra, en la que Yanguas va a realizar un homenaje a la segunda esposa del Duque, cuando la tercera mujer se levanta de su sepulcro. El público tendrá una participación importante dentro de la obra, pues serán soldados que van a ayudar a Yanguas.

Obra histórica

Todo ello bajo la premisa de la diversión, sin dejar de lado el punto de vista histórico, pero con plena comedia. «Es una obra histórica, pero no tiene una ambición recreacionista, sino teatral», destacó Caminero, que detalló que se darán datos para comprender el contexto de la época, pero que lo fundamental es que el público se divierta «y pase un buen rato en familia», pues la obra está adaptada para todos los públicos, aunque busca principalmente captar al familiar.

La obra se interpretará, en principio, todos los jueves de verano, aunque podría aumentar el número de pases dependiendo de la demanda. El primero de ellos abierto al público será el próximo día 29 de junio a las 22:00 horas y el precio de la entrada general es de cinco euros. Los niños de seis a doce años de edad pagarán dos euros, y los menores de seis años podrán acceder de forma gratuita. El aforo de cada pase es de 55 personas, que podrán conocer durante algo más de una hora, la parte más oculta de San Francisco, su sacristía, sus capillas y sus salas, en clave de humor, en un espacio que se está convirtiendo en un gran proyecto cultural y que se convertirá en un centro de teatro, música e interpretaciones. La compañía ha sido invitada también a representar esta obra el próximo 12 de julio en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

Fotos

Vídeos