Guerra abierta entre IU y PSOE en el Ayuntamiento de Segovia

El portavoz del grupo del PSOE, Anfonso Reguera, con gesto reflexivo en el pleno. /Antonio Tanarro
El portavoz del grupo del PSOE, Anfonso Reguera, con gesto reflexivo en el pleno. / Antonio Tanarro

El fuego cruzado entre el concejal de Izquierda Unida, Ángel Galindo, y el portavoz socialista, Alfonso Reguera, escenifica el divorcio que empezó con los presupuestos

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

¡Ay, el verano! Época de relajación, descanso y asueto vacacional, de reconciliarse con la tranquilidad y la serenidad. Pero el estío meteorológico también revuelve el cielo . Tanto acaloramiento desencadena de vez en cuando la furia de los elementos. Una tormenta de verano pasajera, dicen. Suele descargar y se va; pero como confluyan los factores y se alíen las adversidades, puede resultar de lo más dañina, arrasar con la calma y provocar un caos del que se tarda en recuperarse. Algo similar a un tormentón estival se produjo este viernes en el pleno municipal del Ayuntamiento.

Similar, porque el fenomenal rifirrafe que enfrentó al concejal de Izquierda Unida, Ángel Galindo, con el portavoz del equipo socialista de gobierno municipal, Alfonso Reguera, venía ya de atrás. Se ha ido gestando y alimentando con el paso del actual mandato. La tempestad venía desatándose sin grandes estruendos desde el invierno.

Aunque ya retumbaban algunos truenos que presagiaban lo que este viernes se desató. La tormenta venía formándose desde febrero, cuando el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se quedó sin un habitual aliado justo en el debate más trascendental del curso político municipal, el de los presupuestos para este año.

La alcaldesa, Clara Luquero, y sus concejales encontraron entonces el respaldo de Ciudadanos y sacaron adelante las cuentas. Pero el rechazo de Galindo encendió la mecha que prende entre ambos grupos.

La sesión de este viernes ha rubricado y escenificado el desencuentro. El portavoz de IU no aguantó más. Tras intentar parar la verborrea de Reguera, se levantó de su escaño y abandonó el salón de plenos. Ya no volvió, aunque el teniente de alcalde continuó con su intervención. Ángel Galindo se marchó de manera airada, haciendo aspavientos hacia su interlocutor y la mesa de la alcaldesa.

La condena a Frías

Lo que alteró la paz, por algún momento tensa, fue la réplica de Alfonso Reguera a una de las preguntas que había formulado el grupo de IU en relación con el acuerdo firmado entre la Fundación Caja Segovia y Bankia. La regidora le cedió la palabra a su compañero de filas tras leer las cuestiones que iban dirigida a ella. Y el portavoz en el gobierno municipal empezó su respuesta manifestando «lo asombroso» de la condena a José Ángel Frías, hasta el jueves coordinador provincial de Izquierda Unida.

Un inciso para poner en situación. Su abandono se produce tras conocerse la sentencia que dictamina que agredió hace dos años a una compañera de trabajo. Galindo intentó frenar el vendaval que había iniciado Reguera. Le increpó desde su escaño, se incorporó y pidió a la alcaldesa que le hiciera ceñirse a la respuesta a su pregunta sobre la operación entre la Fundación Caja Segovia. Luquero no paró a Reguera y el concejal de Izquierda Unida abandonó el salón de plenos.

Después del calentón, expresaba su indignación con la actitud del equipo de gobierno en el Ayuntamiento, sobre todo del portavoz, de la propia alcaldesa y del concejal de Participación Ciudadana y Servicios Sociales, Andrés Torquemada, quien minutos antes había criticado con dureza a Galindo en el transcurso de sus respuestas sobre el citado acuerdo de la fundación con Bankia, por el que el Torreón de Lozoya, además de otros inmuebles, queda liberado de su carga hipotecaria gracias a una quita por parte del banco de casi 5 millones de euros.

Empezó con el Sáhara

Esta bronca fue el granizo, el pedrisco devastador, pero los relámpagos de la riña entre PSOEe IU habían pegado algún que otro destello anunciador durante el debate de la moción que presentó la coalición de izquierdas en solidaridad con el pueblo saharaui.

El enfado de Galindo, que terminó por explotar en el turno de ruegos y preguntas, se fraguó cuando el teniente de alcalde de recriminó que «lanza las mociones sin encomendarse a Dios ni al diablo». Aún estando de acuerdo con el fondo, Alfonso Reguera le llamó la atención a Galindo al reprocharle que «su problema es que no llega a acuerdos con el resto de grupos».

A su vez, el edil aludido echó en cara al portavoz socialista que «busca cualquier cuestión para votar en contra de las mociones de Izquierda Unida». La discusión la zanjó la alcaldesa al afirmar que el Ayuntamiento no posee competencias para cumplir al pie de la letra con la moción sobre el Sáhara, y concretamente para «reconocer el legítimo gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática y del Frente Polisario». Parecía que el agua volvería a bajar más calmada.

Pues no. La tormenta fue a más. En la recta final del pleno, en el turno de ruegos y preguntas, Reguera, ya con el escaño vacío del representante de IU, prosiguió con su ataque a la coalición, personalizándolo en el coordinador dimisionario y en el portavoz de la coalición.

«Sin poder defenderse»

Calificó de «vergonzosas» las declaraciones de José Ángel Frías cuando argumentó el jueves que dejaba el cargo por «coherencia política». El condenado va a recurrir el fallo judicial, pero antes ha defendido su inocencia y ha cargado contra una resolución judicial que, en su opinión, es «mediocre». «Se han agarrado a unas rojeces que ni están probadas, no hay nada más», afirmaba a El Norte de Castilla hace dos días. «Es un hecho vergonzoso que no admitiré jamás», apostillaba sobre la sentencia.

Reguera le reprobó que esperara a ser condenado para dimitir y que no lo hiciera cuando estaba imputado. El portavoz del equipo de gobierno municipal insistió en que, de haber sido al revés, Izquierda Unida ya hubiera pedido su dimisión.

Metido en la harina de las preguntas sobre la Fundación Caja Segovia, el acuerdo de Bankia y el proceder del Ayuntamiento, defendió a ultranza los pasos dados por la entidad heredera de la Obra Social y Cultural. De nuevo, arremetió contra IU, a la que acusó de «sacarse la foto en la puerta de Bankia y buscar una condena que llevaría a la ruina a la fundación». Reguera arreció la crítica citando otros casos en los que Izquierda Unida ha pleiteado y ha perdido, como el de la casa de la Parra.

Galindo siguió la intervención desde la oficina del grupo. Una vez acabado el pleno, que no la tormenta, el edil justificó su salida del debate por «una cuestión de decencia política». El de IU recriminó a Alfonso Reguera que usara como arma arrojadiza política «una situación personal [por la sentencia contra Frías] sin estar presente la otra parte, que no puede defenderse».

«Con la complicidad» de la alcaldesa

«Lo peor de la política y de los representantes públicos ha salido de la boca de Reguera ante unas preguntas que considero que son interesantes para los ciudadanos sobre la Fundación Caja Segovia y su acuerdo con Bankia». Ángel Galindo quiso dejar claro que «no queremos sacar rentabilidad política» al mantener la acusación popular en el caso del Torreón y en el de las prejubilaciones de exdirectivos de la Caja.

A raíz del incidente, cree que la petición de dimisiones no serviría demasiado. Ya ha ocurrido con la concejala de Personal, Marisa Delgado, y con el propio Andrés Torquemada, al que el portavoz municipal de IU persiste en acusar de «dejación de funciones» como patrono en representación del Ayuntamiento de Segovia en la fundación.

«Cada vez que Reguera abre la boca está en el barro y le hace un flaco favor a la democracia por sus muestras de falta de respeto a la ciudadanía», prosiguió en su particular tormenta desatada contra el gobierno socialista en el Consistorio. «La mejor oposición a Reguera es él mismo, es ponerle delante de un espejo y que se escuche», añadió el edil de IU, quien exhibió su «decepción» con la alcaldesa, quien a su juicio «ha sido cómplice al no mandar callar a Reguera». «Lo tenían preparado», concluye Galindo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos