Un grupo de usuarios rechaza los cambios en la línea 5 de autobuses

Un grupo de usuarios de la línea de Nueva Segovia, antes de presentar las firmas. / M. A. L.

Presentan 1.100 firmas en el Ayuntamiento para pedir que el trasnporte urbano de Nueva Segovia «se quede como está»

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Son un grupo de usuarios que dicen haber tomado la iniciativa tras comentar las noticias en los autobuses de la línea 5, la que presta servicio al barrio de Nueva Segovia. Ayer, un grupo de vecinos del barrio presentó 1.100 firmas en el registro del Ayuntamiento para pedir que en el pliego de condiciones del futuro contrato del transporte urbano la línea 5 de Nueva Segovia se quede «como está», pues creen que el cambio de recorrido (inverso al actual) y el aumento del tiempo de viaje les perjudica. Con estas firmas pretenden parar los cambios diseñados para la línea de autobuses de Nueva Segovia, y alegan que tendrían muchas más (no solo de usuarios, reconocen), aunque no han tenido tiempo de recogerlas, y que cuentan con el apoyo de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos.

La alcaldesa defiende ante el debate del pliego del nuevo contrato que el servicio «es el mejor de todas las ciudades de características similares a Segovia»

Para la alcaldesa, sin embargo, estas firmas y estas quejas están recogidas «con la mejor fe, pero desde el desconocimiento». Defiende Clara Luquero que «el servicio de transporte urbano que van a tener los segovianos es el mejor con diferencia de todas las ciudades españolas de nuestras características». Pero está dolida ante estas quejas, porque a pesar de que «cualquier ciudadano está en su derecho de recoger firmas», dijo, cree que no se puede mirar un asunto así «desde el ombligo», apuntó que «hay quien confunde el servicio de autobús con un taxi» y censuró que haya vecinos «que se dedican a tergiversar».

No obstante, si bien Luquero comentó que el pliego de condiciones ha sido redactado contando con el trabajo de un técnico francés contratado para estudiar líneas, recorridos y frecuencias, y en definitiva para racionalizar el servicio, los vecinos que presentaron las firmas sostienen que en la línea 5 de Nueva Segovia no debería haber cambios.

Eusebio Domínguez, que habló en nombre de todos, señaló que «un barrio con 9.000 habitantes se merece un recorrido como el que tenemos, y con el cambio se baja la calidad del servicio porque se invierte el recorrido y se alarga, al entrar por el nuevo barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra, y va a causar perjuicios a Nueva Segovia y al barrio nuevo».

El tiempo es otro factor de queja. Si la alcaldesa cifró, de acuerdo con el pliego, que el tiempo del recorrido aumenta en cuatro minutos, este grupo de usuarios estima que serán «entre cinco y siete», ya que los autobuses tendrán que entrar por el barrio de Comunidad, y los vecinos tardarán más en viajar al centro y en subir desde allí a Nueva Segovia, con un retraso que «puede ser de hasta media hora» si hay atascos. Opinan que también se verán perjudicados los vecinos de El Palo, que para bajar al centro van a tener que coger el 5, dar la vuelta por todo el barrio y, como va a haber tres autobuses, va a tardar media hora». Domínguez insistió en que «se está perjudicando a unos y a otros, como a los chavales que van al pabellón Pedro Delgado, que ahora se bajan en la primera parada (de Nueva Segovia) y tendrán que dar toda la vuelta».

Añadió este portavoz de los usuarios que «no queremos mejoras, sino que el servicio se quede como está» la línea de Nueva Segovia. «No queremos un taxi», pero «vemos que el servicio de la línea número 5 se va a degradar» y si ahora lo califican con una nota de ocho, «lo vamos a bajar a un cinco». Aparte de que opinan que «hay alternativas para dar servicio al barrio nuevo como, en vez de que el 11 suba por Gerardo Diego, meterle por »la entrada de bomberos y salir, y se puede ampliar un poco el 1, con menos recorrido que el 5».

En los buzones

La alcaldesa ha tratado de aclarar la situación con unas cartas que ha buzoneado en Nueva Segovia, pero este grupo de usuarios argumenta que «cuentan una parte de la verdad, pero no dicen toda».

Y, sin embargo, Luquero declaró que lo que ha intentado con esta carta es transmitir «un mensaje de tranquilidad a los vecinos», indicándoles para «no causar alarma o inquietud» que el servicio de transporte urbano al barrio de Nueva Segovia tendrá mejoras en las frecuencias y en los recorridos. Es un mensaje, señaló, desde la confianza que tiene en el trabajo realizado por el técnico, que ha realizado un gran esfuerzo de coordinación de las líneas.

Aunque reconoce que le hubiera gustado tener listo el pliego del nuevo contrato mucho antes, la satisfacción por presentarlo hay ante el pleno queda algo empañada por estas reclamaciones de los usuarios. Pero Luquero se mantiene firme. Defiende que la propuesta de que el recorrido de la línea cinco entre en sentido inverso a Nueva Segovia, desde la Biblioteca para ir por Vicente Aleixandre y luego a Gerardo Diego «racionaliza las líneas» y «facilita la coordinación inteligente» de la número 5 con la 4, o Circular, que mejorarán frecuencias con dos autobuses más.

Es «un planteamiento técnico desde el conocimiento», que no pueden contradecir «ni el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos ni nadie e condiciones de opinar sobre el diseño técnico de las líneas». Y responde, recalcó Luquero, a un esfuerzo económico del que los segovianos pueden estar «orgullosos» porque son quienes «utilizan muchísimo» el transporte urbano y lo valoran. Por eso el nuevo contrato incluye los mejores autobuses y el mejor servicio, aún «sobredimensionado» para el tamaño de la ciudad, a juicio de los técnicos.

Fotos

Vídeos