El Real Sitio reclama un trato preferente para vecinos y empresas locales en Guadarrama

Señales en el camino de la Fuenfría, en los pinares de Valsaín, que indican las direcciones hacia Segovia y Madrid. /Antonio Tanarro
Señales en el camino de la Fuenfría, en los pinares de Valsaín, que indican las direcciones hacia Segovia y Madrid. / Antonio Tanarro

El Ayuntamiento prepara las alegaciones al plan rector

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Pueden presumir los vecinos de La Granja y de Valsaín, y lo hacen, de ser los principales actores en la conservación de la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama durante siglos, de haber mantenido los montes y pinares de Valsaín de forma sostenible, en definitiva de todo el término municipal del Real Sitio de San Ildefonso, declarado Reserva de la Biosfera y encuadrado en el ámbito del Parque Natural del Guadarrama (de competencia autonómica) y en el del Parque Nacional, que tiene pendiente la aprobación del Plan Rector de Usos y Gestión (PRUG). Pero el borrador de este documento, que está sometido a las alegaciones de ayuntamientos y colectivos, ha movilizado a los vecinos de los núcleos del municipio. «Desde el respeto», como indica el alcalde, José Luis Vázquez, el Ayuntamiento formulará unas alegaciones para que se modifique «el tono» del documento y recoja los usos tradicionales que han venido disfrutando y utilizando los vecinos de los dos núcleos, en cierto modo que se mantengan sus ‘privilegios’ frente a los visitantes de fuera, pues al fin y al cabo, dice, «los protagonistas reales en la declaración del parque han sido los vecinos de La Granja y Valsaín».

El borrador del PRUG fue publicado el pasado 27 de diciembre y el plazo de alegaciones, en principio de 45 días, ha sido ampliado hasta principios de marzo; pero el Ayuntamiento del Real Sitio, explica José Luis Vázquez, ya está canalizando a través de reuniones previas y asambleas las inquietudes de los vecinos para plasmarlas en un documento de alegaciones que los responsables municipales creen que estará listo para una última lectura el 29 de enero, y registrado esa semana.

En estas reuniones (la última el pasado jueves) han participado vecinos y colectivos como el Grupo de Montaña La Acebeda, la Asociación de Cazadores o la junta rectora de pastos con los ganaderos. Vázquez los convocó para consensuar la postura conjunta con el Ayuntamiento en las alegaciones al PRUG, y por eso volverá a reunirlos para la redacción final del documento.

De la lectura del borrador del PRUG lo primero que les ha llamado la atención es ‘el tono’: «Parece que las cautelas van dirigidas a los vecinos (del Real Sitio), porque reitera la necesidad de sensibilizar, concienciar, cuidar y comportarse de forma adecuada, y nosotros creemos que los mecanismos reguladores de la afluencia masiva que se está produciendo debe tener mayor consideración en el tono con quienes han hecho posible el parque nacional, y más cautela con quien nos visita».

Subraya Vázquez que «yo entiendo al redactor del PRUG cuando recoge que ‘no se puede salir del camino’, claro, porque está pensando en la afluencia masiva provocada por el efecto llamada de la declaración del parque y su difusión en los medios de comunicación, a esos hay que restringir, sensibilizar o educar... a mis vecinos, no».

Es decir, que las restricciones de acceso sean para los miles de visitantes de fuera «sin restringir el acceso local». La mayoría son de Madrid y aunque el 64% del territorio del parque está en la comunidad madrileña, lo que sienten los vecinos del lado segoviano es que «Madrid lo quiere todo a cambio de nada», como «hasta en la toponimia, porque no hay ‘Sierra de Madrid’, es Guadarrama», señala el alcalde.

Cartografía y actividades

Un segundo apartado de las alegaciones se refiere a cuestiones puntuales, pues Vázquez reconoce que en el contenido general del plan rector «no hay grandes discrepancias». Pero son cuestiones, aclara, importantes para «la comunidad que ha sido más activa desde 2004» para impulsar la declaración del parque, la de La Granja y Valsaín. Así, en el plan hay que corregir errores de la cartografía porque en los mapas hay caminos y senderos «cortados, sin solución de continuidad».

Otras alegaciones son por actividades que no están contempladas o que quedan restringidas en el PRUG, sobre las que hay una interpretación de utilización en la naturaleza, como el uso de piraguas o la posibilidad del baño de determinados parajes del río Eresma, quizá excluidos «por error» y utilizados tradicionalmente por los vecinos.

Pesca y setas

Explica Vázquez que el PRUG será un documento cerrado, que «lo no contemplado en el plan no existe, y por eso pedimos que se mantengan usos tradicionales». Como la pesca sin muerte, «una actividad que no solo es consustancial con nuestro territorio sino que contempla la presencia de activos en el pinar sensibles a la conservación en la que somos ejemplares y considerados Reserva de la Biosfera».

También pretende corregir contradicciones, «como que no se pueda salir de los caminos cuando sí está autorizada la recogida de setas y hongos», y que se concrete «de forma rigurosa» la recogida de hierbas «que han recolectado los vecinos a lo largo de la historia». Insiste el alcalde al respecto en que salir de los senderos tiene su importancia, precisamente, para todas las actividades de sensibilización y conocimiento del medio: «El PRUG tiene que contemplar el acceso indiscriminado de los vecinos de La Granja y Valsaín, colegios, colectivos o empresas, y que puedan seguir con los aprovechamientos tradicionales sin más restricción que el empadronamiento».

Pone un ejemplo. En el municipio hay dos empresas operadoras de ocio y tiempo libre, pero ahora están sometidas a la presión y competencia de empresas de fuera (hasta 19, de Madrid casi todas) «que se están beneficiando» de la declaración del parque. «El PRUG tiene que centrar sus cautelas en los de fuera, y privilegiar de forma expresa a las empresas locales», subraya el alcalde, quien por otro lado plantea otra alegación para que el acceso a las distintas zonas sea libre «cumpliendo las normas de forma escrupulosa», como por ejemplo para las actividades docentes con escolares.

Caza y pastos

Un tema recurrente en los usos permitidos o no en el área del parque es el de la caza. Vázquez comenta que «seguiremos incorporando en el plan rector que puedan cazar los vecinos de La Granja y Valsaín; es un derecho que ha sido cercenado en el parlamento de forma antidemocrática al hurtar espacio del municipio cuando se decidió ampliar el parque nacional, porque no pudimos presentar recurso». Lo alegarán, y también solicitarán la revisión de la ley para que se recorten las 1.300 hectáreas en las que está restringida la caza.

La premisa para el alcalde y para los vecinos y colectivos del Real Sitio es fácil de entender: «Hay que regular el acceso del visitante de fuera sin restringir el acceso del local». Recuerda que la mayor presión que sufre la vertiente norte de la sierra procede de la comunidad vecina, como la «invasión de bicicletas de montaña desde Madrid».

Hace Vázquez una reflexión más: «Los niños del Real Sitio que están fuera del camino recogiendo setas con sus docentes son los que han hecho posible la declaración del parque nacional y que los habitantes de Madrid puedan venir a disfrutarlo, a comer en él o a pasear. Por eso deben tener privilegios».

«No se puede ser contundente en la prohibición sin presupuesto»

«En el plan rector las restricciones y prohibiciones y los usos están tasados de una forma concreta, pero falta esa concreción, creemos que de forma intencionada en la consignación presupuestaria», afirma el alcalde del Real Sitio, José Luis Vázquez. Es el anexo séptimo del PRUG y asegura el alcalde que las consignaciones presupuestarias para el Parque Nacional «no se establecen de forma concreta ni suficiente», y lo que se dice de ellas es que «se propondrá o se establecerá, y sin embargo en los usos es más contundente cuando dice que se prohibirá o se restringirá».

Opina, como los vecinos, que «la contundencia en la prohibición no es coherente con las consignaciones presupuestarias». Por eso consideran que el documento del PRUG será más rico con sus aportaciones, con el fin de garantizar la preservación del Pinar de Valsaín. «No olvidemos que una cuarta parte del Parque Nacional de Guadarrama la aportan los vecinos de La Granja y Valsaín, ¿cómo va a ser admisible que sean tratados de la misma manera que el resto de los ciudadanos?», apunta.

No lo admiten, prosigue, porque «tienen que seguir disfrutando, conservando, utilizando y trabajando en el parque de la misma manera que lo han hecho. Porque son los que han puesto una cuarta parte de los argumentos, la superficie mejor gestionada y conservada, que es la joya del Parque Nacional».

Así lo creen el centenar de representantes de colectivos del RealSitio que está asistiendo a las asambleas y reuniones convocadas por el Ayuntamiento para elaborar las alegaciones alPRUG, remarca Vázquez. «Entienden que el Parque Nacional es una acción positiva, pero siempre y cuando no vaya en contra de los que lo han hecho posible», y a eso se refiere tanto la exigencia de mantener sus usos tradicionales como la de que se dote de presupuesto suficiente.

«No se puede ser contundente en la prohibición sin establecer los medios: más guardería, más recursos socioeconómicos, más docentes, más guías, los agentes de desarrollo sostenible en los municipios... o el transporte público eléctrico, que no está. La Administración tiene que ser coherente con sus propuestas y establecer los medios suficientes, que no están todavía en el plan rector», concluye el alcalde del Real Sitio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos