Granizo del tamaño de pelotas de golf termina de arrasar los viñedos

Tamaño del pedrisco en una localidad de la provincia. / Fernando de la Calle

Las vides todavía en buen estado han quedado en algún caso «en los palos», señalan los agricultores

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El granizo cayó en muchos pueblos de Segovia ayer, en Balisa, Otero de Herreros, El Espinar, Real Sitio de San Ildefonso... en algunos casos de un tamaño considerable, como una pelota de golf. En la comarca noroeste, entre Santa María de Nieva y Codorniz, el pedrisco de primera hora de la mañana y las lluvias posteriores arrasaron los cultivos de Santiuste de San Juan Bautista, Nava de la Asunción, Aldeanueva y Aldehuela del Codonal, Moraleja de Coca y otras localidades, sobre todo los viñedos. Las vides que quedaban en buen estado y con fruto tras las heladas de primeros de junio han quedado en algún caso «en los palos», como señalaron agricultores de la zona.

«Eran poco más de las nueve de la mañana y se hizo otra vez de noche en un instante», relató un agricultor de Aldeanueva del Codonal, que vio venir los negros nubarrones y cuando comenzaron a descargar el pedrisco corrió a guarecerse en casa. Las piedras de hielo eran grandes y caían con fuerza; las persianas agujereadas, los pájaros muertos entre los cultivos y bajo los árboles dan fe de la intensidad de la tormenta. Y, sobre todo, el estado en que quedaron en toda la comarca las viñas que sobrevivieron con fruto a las heladas de primeros de junio.

El pedrisco arrancó los racimos de uvas que estaban cogiendo volumen en espalderas y en las vides de vaso y la mayoría de los viticultores dan por perdida la totalidad de la cosecha en esta zona de la DO Rueda. Muchos ya han dado el parte al seguro y otros los harán en los próximos días. Ahora esperan que los peritos certifiquen las pérdidas.

Fotos

Vídeos