Funcionarios de prisiones se encierran en Perogordo para exigir mejoras salariales

Delegados de CSI-F, ayer en el encierro en la cárcel de Segovia. /El Norte
Delegados de CSI-F, ayer en el encierro en la cárcel de Segovia. / El Norte

Un vigilante de la cárcel de Segovia cobra 7.600 euros brutos al año menos que un colega que hace el mismo trabajo en un centro de Cataluña

EL NORTESegovia

Delegados de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) se encerraron ayer durante varias horas en la cárcel de Segovia para reivindicar la equiparación salarial con Cataluña del resto del personal que trabaja en los centros penitenciarios de España. Al igual que en Perogordo, los encierros se han repetido en prisiones a lo largo y ancho de la geografía española gracias a la movilización promovida a nivel nacional por la citada central y por la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) y el Sindicato Profesional de Sanidad Penitenciaria (SPSP), que carecen de representación en el centro penitenciario segoviano.

El gesto de protesta se va a repetir el próximo jueves 12, de 10 a 17 horas. «Es la primera movilización de una campaña nacional para urgir la convocatoria de la mesa de negociación y exigir la equiparación salarial de los empleados de prisiones», esgrime la portavocía de CSI-F. A tenor de los datos de la central independiente, un vigilante de la cárcel de Segovia cobra 7.600 euros brutos al año menos que un colega que desempeña el mismo trabajo en una prisión catalana. La diferencia puede alcanzar los 9.200 euros en el caso de ocupar el puesto de médico y subir hasta los 25.000 euros si se trata de un director de un centro.

Asimismo, exigen la reclasificación de niveles y el ascenso del cuerpo de ayudantes dentro de la escala de la administración. También demandan recuperar el 100% de las extras perdidas «con los recortes de Zapatero de 2010», indica CSI-F.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos