Fuenterrebollo homenajea a su dulzainero, Serafín Vaquerizo

Serafín Vaquerizo (izquierda), Félix Álvaro, Santiago Matey y Vicente García, durante su actuación. / R. S.

A sus 95 años, sigue llevando el sonido de la dulzaina por muchos pueblos

REYES SANZFuenterrebollo

Serafín Vaquerizo, el ilustre dulzainero de Fuenterrebollo, fue objeto de un emotivo homenaje en su localidad natal por parte de su familia, vecinos y amantes de la música tradicional segoviana. Los primeros en subir al escenario fueron los dulzaineros de San Ildefonso que, acompañados de dulzaina, caja y bombo, interpretaron cuatro piezas: ‘La diana ya sale el sol’, ‘La medralla’, ‘La Jalosa’ y la ‘Entradilla’ de Agapito Marazuela. A continuación, Rodrigo Peñas, director y presentador del homenaje, interpretó, acompañado por Sergio Belmonte, un fandango de Fuentepelayo y un baile corrido de Sepúlveda. En un segundo acto, Peñas estuvo acompañado por Félix Contreras, hijo de Mariano Contreras, y juntos interpretaron varias piezas de este maestro dulzainero. Pleite y Belmonte, dúo musical de Castrillo de Sepúlveda, hicieron las delicias del público cuando con su guitarra y diversos instrumentos tradicionales tocaron ‘El ramillito’, ‘La molinera’ y ‘Ay morena’. Por su parte, los cuellaranos Javi y Simón interpretaron con dulzaina y caja la jota ‘La andaluza’, ‘La danza de la Virgen de la Palma’, dedicada al barrio de El Salvador de Cuéllar, y ‘La Pinariega’.

El colofón a este festival lo puso el homenajeado, Serafín Vaquerizo, natural de Fuenterrebollo . Acompañado, como siempre, por Santiago Matey de Valleruela, puso en pie a su público un año más con sus jotas. A sus 95 años hace gala de su pasión por la música y de su arte con la dulzaina.

El festival concluyó con la entrega de detalles conmemorativos del evento a los grupos participantes por parte de Daniel Sacristán, concejal de Cultura, Deportes y Medio Ambiente, quien resalta que este evento es una cita obligada en el calendario de Fuenterrebollo. «Son ya cuatro ediciones en las que hemos rendido un pequeño pero merecido homenaje a nuestro vecino y dulzainero Serafín, quien, a pesar de su edad , sigue llevando el sonido de la dulzaina y el nombre de Fuenterrebollo por muchos pueblos, de lo que estamos tremendamente orgullosos y agradecidos».

Con la celebración de este encuentro cultural se pretende, por un lado, «promocionar y dinamizar nuestro pueblo acercando a vecinos y visitantes el folclore segoviano gracias a la participación de diversos grupos de nuestra provincia que ofrecen, como en esta ocasión, grandes actuaciones y a los que damos las gracias por su participación; y, por otro, hacer ver a los fuenterrebollanos que estamos dejando perder nuestra cultura». En este sentido, Sacrisrán señala que «hemos dejado perder nuestras danzas y nuestros paloteos, que han sido siempre seña y orgullo de muchas generaciones, de nuestras fiestas y de nuestro pueblo».

Una de las novedades «más bonitas que podría tener la quinta edición de este festival es anunciar que hemos sido capaces de recuperar nuestros paloteos, ojalá que entre todos seamos capaces de conseguirlo», subrayó el concejal de Cultura, Deportes y Medio Ambiente.

Fotos

Vídeos