Fuenterrebollo echa el lazo a 26 especies de setas

Fuenterrebollo echa el lazo a 26 especies de setas

Las Jornadas Micológicas atrajeron a unas 70 personas, que localizaron gran número de variedades pese a la mala campaña

MARÍA REYES SANZFuenterrebollo

Las III Jornadas Micológicas en Fuenterrebollo atrajeron a unas setenta personas, que a primera hora de la mañana del sábado asistieron a la conferencia que impartieron Nuria Camacho y Alfonso López, ambos micólogos de Vultour Naturaleza. Las ponencias estuvieron apoyadas por material didáctico y documentación sobre las especies de setas que abundan en los ecosistemas de la localidad y las peculiaridades que convierten cada una de ellas en única en el equilibrio de su entorno.

La parte práctica de la jornada proponía una salida al campo para recorrer las praderas, arboledas y pinares que hay en las proximidades de Fuenterrebollo. Bien pertrechados de ropa de abrigo, cestas y navajas se adentraron en los diferentes ecosistemas, «donde recolectamos 26 especies de setas», explica Daniel Sacristán, concejal de Medio Ambiente de la localidad. «Sin duda un gran número de especies para ser tan mala temporada», añade.

Para reponer fuerzas y departir sobre la experiencia compartida por la mañana que mejor que hacerlo en torno a una mesa, donde el mantel y los guisos salen de los fogones de La Guarida de Judas en Fuenterrebollo. Los comensales pudieron degustar unas croquetas de boletus, revuelto de setas con cebolla caramelizada y las carrilladas con níscalos y champiñones, «que además de estar buenísimas nos permitieron disfrutar de estas setas de temporada, comentar cada plato y lo singular que lo hace añadirle este ingrediente, así como aprender a descubrir el personal sabor de cada especie», detalla el concejal de Medio Ambiente.

La exposición que se pudo contemplar por la tarde mostraba las 26 especies recolectadas por la mañana, identificadas y catalogadas. Los micólogos explicaron las diferentes formas de conservación más apropiadas para las setas cuando éstas no se van a consumir en las siguientes horas a su recolección y varios consejos para disfrutarlas sin indigestiones.

Una edición más, y con esta ya van tres, las personas que participaron en las Jornadas Micológicas disfrutaron de una actividad otoñal; recorrieron el entorno de Fuenterrebollo; cogieron setas, misión casi imposible este año; fueron testigos del papel tan importante de estas especies tan pequeñas en el equilibrio de la naturaleza; degustaron aquellas que se crecen en los fogones y aprendieron a distinguir a aquellas capaces de arruinarte, cuando menos, el día.

«Las personas que han asistido han participado muy activamente de todo lo programado para el día, en un ambiente muy distendido en el que han compartido dudas y curiosidades en torno al tema», según Daniel Sacristán. «La gente salió muy contenta, esto nos anima a pensar ya en las cuartas Jornadas Micológicas, que irán en la misma línea pero, como es habitual en nuestro equipo, contarán con alguna novedad que desvelaremos en su momento».

Las más frecuentes

La seta que más recolectan los vecinos de Fuenterrebollo es el níscalo, seguido de boletus, muy apreciados por su aroma, sabor y versatilidad culinaria, así como champiñones y setas de cardo, aunque en el término municipal se pueden llegar a encontrar más de sesenta variedades de setas. El público asistente a estas jornadas tiene gran interés por el conocimiento de las setas, de ahí su buena aceptación. Se trata de una zona donde son abundantes y variadas.

Además de aprender sobre la recolección y conservación de las setas, con estas Jornadas Micológicas se pretende dar a conocer los diferentes entornos, dinamizar y promocionar esta zona de pinares rodeada de lagunas junto al Parque Natural de las Hoces del Río Duratón creando una actividad para nuestros vecinos y visitantes. «Al mismo tiempo que salimos a disfrutar del campo en grupo, debemos concienciarnos de que hay que respetar y preservar lo que tenemos», explica el concejal de Medio Ambiente.

Fotos

Vídeos