Cómo se frenó la fuga de gas propano en la AP-6

Dos grúas elevan con cuidado el vehículo y la carga ante la supervisión de bomberos de Segovia trasladados al lugar del accidente. /El Norte
Dos grúas elevan con cuidado el vehículo y la carga ante la supervisión de bomberos de Segovia trasladados al lugar del accidente. / El Norte

La actuación de los bomberos fue clave

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La intervención de los bomberos de Segovia fue clave en el accidente de un camión de propano que volcó ayer en la AP-6, dejando doce intoxicados leves y atascos. El accidente obligó a cerrar las conexiones con las autopistas segovianas durante casi siete horas. Cuando llegaron el camión accidentado estaba volcado de costado contra la mediana de hormigón de la AP-6. La fuga de propano y butano se localizó en la soldadura de las llaves y la cisterna, relatan los agentes. Los equipos utilizaron agua pulverizada para eliminar la nube de gas generada al contacto con el exterior. Además, los efectivos colocaron trapos húmedos para poder congelar la fuga y consiguieron rebajarla mucho. Otra dificultad con la que se toparon fue que el trasvase a otro trailer se antojaba imposible ya que la grifería de la conexión había quedado del lado volcado.

Por eso, se decidió avisar a dos grúas para levantar el camión cisterna. En todo momento, los bomberos mantuvieron dos líneas de agua para asegurar la posible fisura y rotura de carga en el lado que está contra la calzada. Después se retiró el vehículo para que la empresa pudiera hacer el trasvase con seguridad. Un trabajo lento pero eficaz, según marca el protocolo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos