Los festejos taurinos protagonizan la jornada sabatina de Vallelado

Los niños disfrutan de los novedosos paseos en burro.
Los niños disfrutan de los novedosos paseos en burro. / Cruz Catalina

Un encierro de carretones, un desfile y baile de gigantes y cabezudos y los paseos en burro hicieron las delicias de los mas pequeños

CRUZ CATALINA Vallelado

Con el descenso de las temperaturas, lo que obligó a los más trasnochadores a echar mano de prendas de abrigo, Vallelado continuó ayer sus celebraciones festivas en honor a la Exaltación de la Santa Cruz, una jornada en la que el apartado taurino ocupó buena parte del programa festivo, ya que fueron tres las propuestas con los toros de protagonistas. Apenas superada la medianoche del viernes al sábado, en el primero de los tres encierros urbanos programados, en el que se dio suelto a dos novillos por el recorrido que va desde la plaza de toros hasta el entronque de la calle Mata con la travesía urbana de la carretera CL-602. Las reses ofrecieron un buen juego dando satisfacción tanto a corredores como al numeroso público que se encontraba apostado en el vallado.

Al encierro siguió una probadilla en la plaza de toros, a cuyo término dio comienzo una velada musical animada por la orquesta La Señal. Después, disco-móvil Canario Disco tomaba el testigo con una sesión de baile que se prolongó hasta el amanecer.

A la diez de la mañana, como estaba anunciado, se desarrolló ayer el primer encierro por el campo en el que se dio suelta, desde un habilitado toril situado al sur de la loma conocida como Pico Torre, a dos novillos y seis cabestros que fueron conducidos por varios centenares de caballistas, que bordearon la elevación hasta el embudo situado en el final de la calle Minguela. Fue un encierro sin complicación y sin incidentes, en el que uno de los dos astados accedió al recorrido urbano acompañado de la parada de mansos, y el otro, que se quedó rezagado en el embudo, lo hizo en solitario unos minutos después .

El encierro infantil de carretones dio paso luego al vermut, amenizado por la charanga cuellarana Noche y Día Dándolo Todo, además de un desfile y baile de gigantes y cabezudos acompañado por un nutrido grupo de dulzaineros de toda la comarca. A esta hora, los paseos en burro organizados por iniciativa de un vecino hicieron las delicias de la chiquillería.

Concurso de cortes

Ya por la tarde, de nuevo en la plaza de toros, tuvo lugar el ya acostumbrado concurso de cortes, saltos y quiebros en que participaron una docena de los mejores recortadores del momento. Entre ellos estuvieron los vallisoletanos de La Seca, Portillo e Íscar, Eusebio Sacristán ‘Use’, José Luis López ‘Ponchín’, Oscar Calvo ‘Osquitar’ y Miguel Aceves; y también los segovianos de Bercial, Cuellar, Fuentepelayo, Coca y Narros de Cuellar, Jorge Gómez, Héctor Cabano, Borja Pastor, Javier Olmos, Roberto Aceves y Javier Manso ‘Balotelli’, este último con orígenes valleladenses por parte de madre, y los zamoranos de Peñausende y Benavente, Saúl Rivera y Alain Huerta ‘Periquito’.

Fotos

Vídeos