Un estrella Michelin a la luz de la Real Fábrica de Cristales

El chef segoviano Rubén Arnanz y la directora gerente de la Fundación Centro Nacional del Vidrio, Blanca García Agulló, en la presentación de ayer, delante de una de lámpara de araña de estilo Carlos III que adorna el local Juan Bravo Fonda Ilustrada. /Tanarro
El chef segoviano Rubén Arnanz y la directora gerente de la Fundación Centro Nacional del Vidrio, Blanca García Agulló, en la presentación de ayer, delante de una de lámpara de araña de estilo Carlos III que adorna el local Juan Bravo Fonda Ilustrada. / Tanarro

La institución vidriera firma un convenio por el que lámparas de La Granja iluminan la apuesta gastronómica del chef Rubén Arnanz

«Que Segovia sepa a Segovia». Es la máxima del chef Rubén Arnanz, único que puede presumir por las cocinas de estos lares de estrella Michelin en el restaurante Villena y ahora también gerente de la Fonda Ilustrada Juan Bravo. Precisamente este establecimiento de la Plaza Mayor de la ciudad y la Real Fábrica de Cristales de La Granja han firmado un convenio de colaboración para acuñar dicho lema. El local embellece su concepto autóctono de alta cocina e ilumina su apuesta gastronómica con una colección de lámparas que llevan el sello de la regia artesanía vidriera.

La original propuesta, presentada oficialmente anoche, no es la primera colaboración entre ambos. Hace algo más de un año, la institución granjeña ya realizó una serie especial de vajilla y vasos de formidable delicadeza para el restaurante Villena, aunque para el ajetreo del espacio informal de la fonda ilustrada se antojaba demasiado frágil, según ha explicado Arnanz.

Apoyo a las empresas locales

Por su parte, la directora gerente de la Fundación Centro Nacional del Vidrio, Blanca García Agulló, también ha alabado esta colaboración que tiene entre sus objetivos ensalzar algunos de los productos con más tradición y solera de la provincia, como es el cristal de La Granja y la despensa replanteada por el chef segoviano en sus degustaciones. Qué mejor que deleitarse con los productos de la tierra que a la luz de las lámparas de la Real Fábrica de Cristales, sugiere la directora gerente, quien hace hincapié en que el convenio suscrito pone de manifiesto «el apoyo a las empresas locales».

A tenor de las palabras de García y Arnanz, la colaboración va a alumbrar nuevas iniciativas que sumen fuerzas y generen sinergias. las técnicas dieciochescas de la Real Fábrica, auténticas innovaciones en su época, se trasladan ahora al arte de la cocina de vanguardia. Son piezas únicas de vidrio soplado, moldeadas a mano y con aplicaciones de colores en caliente, indican los representantes del proyecto.

Al final, como afirma el reconocido chef segoviano, los dos «somos artesanos», uno dedicado a cultivar el cristal y el otro a la innovación en la gastronomía. «Ahora es más que posible tomar un plato ilustrado debajo de una lámpara ilustrada», anima Blanca García Agulló.

Fotos

Vídeos