Las estafas por Internet se han multiplicado por cinco durante los últimos seis años

El comisario jefe de la Policía Nacional en Segovia, Manuel Antonio de la Fuente, recibe ayer en su despacho a El Norte de Castilla. /A. de Torre
El comisario jefe de la Policía Nacional en Segovia, Manuel Antonio de la Fuente, recibe ayer en su despacho a El Norte de Castilla. / A. de Torre

La Comisaría de Segovia tramita ya más avisos referidos a delitos en Internet que presenciales

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

«Los malos siempre intentan ir un paso por delante de la sociedad», asume el comisario jefe del Cuerpo Nacional de Policía en Segovia. Lo peor es que también intentar anticiparse a los movimientos de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Cada vez lo ponen más difícil, lo que obliga a dar una respuesta más eficaz y especializada. Manuel Antonio de la Fuente presume de que la Policía Nacional «está sabiendo adaptarse a los tiempos», a los nuevos modelos de criminalidad espoleados por la inmensidad de la red de redes. Internet se ha convertido en un escenario global y a veces ignoto en el que los delincuentes tratan de campar a sus anchas.

Y para poner puertas a ese vasto campo de robos, timos, estafas y fraudes están los agentes que integran las instituciones que velan por los derechos y libertades de los ciudadanos. Precisamente, De la Fuente cumplió ayer siete meses al frente de la lucha de la comisaría provincial y, por ende, de la lucha contra la delincuencia en Segovia. Después de este tiempo afirma algo que las autoridades se esfuerzan en dejar claro cada vez que son preguntadas: «Segovia es una ciudad segura». Pero la atención y la alerta frente a esos intentos de la delincuencia por anticiparse a la prevención policial son permanentes. Buena prueba de ello es cómo la Policía Nacional «se encuentra ahora ante un handicap nuevo, que son los hechos delictivos en Internet». Manuel Antonio de la Fuente llama la atención sobre el cambio de tendencia experimentado en el 'modus operandi' de los criminales y detectado en el trabajo diario de los agentes.

En la actualidad, la comisaría tramita «más denuncias de estafas cometidas a través de la red y relacionadas con usos fraudulentos de medios de pago que de infracciones penales físicas», en referencia a delitos más 'populares' como pueden ser los hurtos, robos o el tráfico de drogas. El comisario jefe alerta de que la ciberdelincuencia está inmersa en «un crecimiento constante mes tras mes, que quizás no es exagerado pero que es paulatino». «No vemos que haya un estancamiento», incide el responsable policial.

En 2011 hubo 143 infracciones

Para confirmar las palabras del comisario están las estadísticas del Ministerio del Interior. En 2016 se registraron un total de 306 posibles delitos relacionados con la cibercriminalidad en la provincia, lo que supuso un 33% más que en 2015 y más del doble que en 2011, cuando hubo constancia de 143 hechos conocidos de esta naturaleza.

Las infracciones que aumentan en mayor medida con el paso de los años son las relacionadas con las estafas y timos. Su crecimiento es insistente hasta el punto de alcanzar un 75% del total de los casos de cibercriminalidad detectados en la provincia segoviana. A mucha más distancia de estos fraudes económicos –con tarjetas de crédito, débito o cheques de viaje–, se sitúan otra clase de infracciones extendidas en el mundo digital, como las amenazas a través de Internet, las injurias, las coacciones y las calumnias.

Manuel Antonio de la Fuente añade a estas cifras que la Policía Nacional de Segovia echó la persiana del cierre al año pasado con la tramitación y atención de un total de 1.492 infracciones penales, incluyendo los delitos realizados presencialmente. A día de hoy, las distintas modalidades de delincuencia 'on line' generan una media de una docena de denuncias recibidas a la semana, «y creciendo», reitera y subraya el comisario jefe.

De seguir esta proyección, los números al final de este ejercicio pueden rondar las 650 ó 700. Aunque Manuel Antonio de la Fuente precisa que hay épocas más propicias para la proliferación de los fraudes en la red, por lo que no descarta repuntes a lo largo del año.

Cuidado en verano

Una de las 'temporadas altas' que cita el comisario jefe es la antesala de las vacaciones estivales, cuando muchos veraneantes se zambullen en el océano digital para buscar la ganga de todas las ofertas de viajes o un apartamento en alquiler en la costa. El responsable policial invita a tener mucho cuidado con las operaciones económicas que se hacen en Internet. Así, conmina a «utilizar operadores de pago electrónico seguros porque la ciberdelincuencia está en constante evolución», recuerda. Por otra parte, previene de «los excesos de confianza en el uso de los medios telemáticos», ya que considera una temeridad que alguien entre en una página sin hacer antes unas mínimas comprobaciones sobre su protección. Por ejemplo, que en la barra de la dirección de la web de turno figure el candado que avala la conexión segura.

El volumen de operaciones de compra, venta o alquiler en las transacciones comerciales electrónicas va en aumento y «llegará un momento en el que superen las presenciales», advierte De la Fuente. Ese tipo de negocios por Internet son el objetivo de los ciberdelincuentes.

La ventaja que entraña la red de redes de acceder a cualquier sitio desde su terminal es con la que juegan a su vez los malhechores. El comisario jefe de la Policía en Segovia explica que la complejidad de las investigaciones reside, precisamente, «en la amplitud de tiempo» que requiere el seguimiento, en virtud además de donde se resida y de donde estén alojados los servidores, ya que el delito se puede localizar en Segovia pero el origen estar en la otra punta del planeta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos