Fin a la prohibición de beber del grifo en La Estación del Espinar

Antenas detectoras nivel del agua del embalse del Tejo en El Espinar. / Pedro L. Merino
Segovia

Los últimos resultados de las muestras tomadas en el depósito aseguran la potabilidad y su aptitud para el consumo

CÉSAR BLANCO Segovia

La alcaldesa de El Espinar ha publicado este sábado por la mañana un nuevo bando en el que declara que el agua que llega al núcleo de La Estación del Espinar ya es apta para el consumo humano. De esta manera se acaba la fugaz prohibición impuesta el jueves mediante otra comunicación oficial, que se unía a los avisos sobre las restricciones en el uso del agua. Hace tres días, la regidora, Alicia Palomo, advertía de que el suministro no era apto «para el consumo de boca», por lo que conminaba a los residentes a no beber agua por culpa de «la concentración de bacterias coliformes totales y de clostridium perfringens».

El bando municipal de este sábado se ampara en la última muestra analizada de las tomadas del depósito que abastece a la población de La Estación para asegurar «la potabilidad» y aseverar que el agua es «perfectamente apta para el consumo»

El fin de la prohibición es una buena noticia, pero la situación creada en estas jornadas no deja de ser una llamada de atención que confirma lo que ya venía vaticinando Palomo este verano. La situación en cuanto a la provisión y reservas de agua en el entorno de El Espinar es «límite». Tal y como explicaba en una nota aclaratoria este mismo jueves, la declaración de 'no apta' obedecía a la detección de «parámetros de contaminación microbiológica» en las muestras tomadas en el depósito de distribución de agua de La Estación.

La incidencia no ha representado una amenaza importante para la salud, subrayaba la regidora, aunque fue necesario activar los protocolos correspondientes, entre los que está el reparto de agua embotellada para suministrar a los vecinos.

La alcaldesa espinariega aseguraba hace tres días que «ya están adoptadas las medidas necesarias de cloración y tratamientos pertinentes, pero hay que esperar a los resultados de la analítica de las muestras tomadas para confirmar que la incidencia ha desaparecido». Una vez comprobada la potabilidad se ha levantado la excepcionalidad, que ha afectado exclusivamente al depósito de distribución que abastece a La Estación del Espinar y no en los de cabecera ni al propio embalse del Tejo, desde donde llega el suministro a San Rafael o El Espinar.

Estancamiento y calor

«Los niveles muy bajos del embalse, el estancamiento del agua, las temperaturas, así como el mayor tiempo de permanencia del agua en el depósito regulador debido a la bajada en el consumo por las restricciones que son tremendamente necesarias son factores todos que afectan a que los parámetros puedan estar alterados», exponía en una notificación oficial la regidora el pasado jueves.

Durante casi tres días, los vecinos se han tenido que arreglar con la distribución de agua embotellada a cargo de la Agrupación Local de Voluntarios de Protección Civil, Policía Local y personal municipal. La idea era que recogieran hasta dos litros por persona y día.

Fotos

Vídeos