El Espinar recrea la Belchite de 1938 con ‘Ay Carmela!’

Santiago Molero y Cristina Medina, en una de las escenas de la obra. /Pedro L. Merino
Santiago Molero y Cristina Medina, en una de las escenas de la obra. / Pedro L. Merino

Cristina Medina y Santiago Molero inauguran la oferta otoñal del auditorio con este clásico de la dramaturgia contemporánea

PEDRO L. MERINOSegovia

Aunque la acción transcurre en Belchite (Aragón), en plena Guerra Civil española, bien podría haber acontecido en el municipio segoviano de El Espinar, fronterizo entre ambos bandos durante la época en la que está ambientada la obra del dramaturgo José Sanchis Sinisterra. Y además, el diseño de la imagen es de Bárbara Allende Gil de Biedma, más conocida como Ouka Leele, quien pasó veranos de su infancia en San Rafael. Es decir, que el público que asistió a la representación de ¡Ay Carmela!, en el Auditorio Gonzalo Menéndez Pidal, lo tuvo muy fácil para sumergirse en una obra que es un canto a la supervivencia, a la dignidad del ser humano, un dolor encerrado donde se mezcla lo real y lo no real y que va de la risa al llanto. La representación no trata tanto de la Guerra Civil como de la situación en que unos artistas intentan sobrevivir y mantener su dignidad durante la contienda.

Destaca la ambientación conseguida con la iluminación diseñada por Felipe Ramos para transportar al público a los distintos escenarios, uno en el presente, con Carmela muerta apareciéndose a Paulino, y otro con luces tenebrosas al tiempo que cálidas, para ver a los cómicos representando lo que definían en su tarjeta de visita como ‘Carmela y Paulino, variedades a lo fino’. Los populares Cristina Medina y Santiago Molero, alejados de su habitual vis cómica, dan vida a dos supervivientes que lo único que tienen para sobrevivir es necesitarse el uno al otro, incluso cuando uno de los dos ya ha muerto.

Con esta obra arranca la temporada de otoño del Auditorio Gonzalo Menéndez Pidal, marcada por el regreso al escenario de la Muestra Provincial de Teatro en noviembre, Durante nueve días, nueve grupos de teatro mostrarán sus dotes sobre las tablas y ante un público fiel a esta cita, organizada por la Diputación, que cumple veinte años.

La magia también tiene su hueco en este trimestre. El día 28 de octubre, el auditorio recibirá la vista de Héctor Sansegundo, mago segoviano que se ha creado un hueco junto a los grandes en el mundo del ilusionismo a nivel internacional, tanto por sus habilidades en el oficio como por su inigualable humor. El 18 de noviembre el musical ‘La cantante’ realizará en El Espinar su estreno absoluto, previo a su gira nacional y su temporada en Madrid, y el 9 de diciembre tendrá lugar un recital musical de lo más curioso. Cuatro divas de la cuerda se atreven con Schubert y Police, con Beethoven y Stevie Wonder, con Rossini y con Queen. Ellas son Stradivarias II, cuatro jóvenes, virtuosas e imparables, que han conquistado ya al gran público español en un espectáculo lleno de energía y buena música.

El 26 de diciembre vuelve a El Espinar el genial Carlos Núñez, que presentará su nuevo álbum de estudio . También la Banda municipal de El Espinar tendrá sus habituales citas.

Fotos

Vídeos