El Espinar acuerda pedir que la autopista AP-6 revierta al Estado

La alcaldesa Alicia Palomo y sus dos tenientes de alcalde, en el pleno. / P. L. M.

La propuesta de Izquierda Unida aprobada por el pleno del Ayuntamiento plantea que se mantengan todos los puestos de trabajo de la concesionaria

P. L. MERINOEl Espinar

La propuesta presentada por el concejal de Izquierda Unida, Eugenio López Villa, solicitaba, en sentido literal, que la autopista AP-6 pase en el 2018 a ser gestionada por el Estado, es decir, que deje de ser privada para que la gestión pública tome las riendas de su administración. Esto implicaría que los usuarios de la autopista no tendrían que pagar peaje, y facilitaría como consecuencia lo que llevan más de 12 años pidiendo los vecinos de San Rafael: eliminar el tráfico intenso de la travesía de la N-VI.

Todos los grupos políticos coincidieron en que había que pedir a la vez que se resuelve el problema del masificación de vehículos en la travesía, y además en que los puestos de trabajo actuales de la concesionaria no peligraran con el paso de la propiedad al Estado. La moción salió adelante, con la redacción original propuesta por López Villa, con el voto a favor del concejal no adscrito y el grupo de Sí Se Puede de El Espinar.

También el grupo socialista votó a favor del texto, aunque pedía que se incluyera un añadido propuesto por el grupo del Partido Popular en el sentido de que se tuvieran en cuenta otras opciones alternativas a revertir la concesión, antes de que el ministerio tomara una solución definitiva, dando los primeros pasos con la prohibición del paso de vehículos pesado. Sin embargo, este añadido no fue admitido porIU, por lo que el grupo popular se abstuvo.

En este pleno de septiembre este tema fue el más debatido entre todos los partidos, por ser de gran actualidad y trascendencia, y seguido por el público que suele visitar el salón municipal de manera regular desde 2005, cuando se aprobó la primera de las mociones para instar a Fomento tomar una solución definitiva para la travesía.

Pero hubo un incidente en esta sesión, momentos tensos que requirieron la intervención de la Policía Local para expulsar de la sala a uno de los vecinos. Según el reglamento actual, los vecinos solo pueden hacer preguntas relacionadas con los asuntos tratados en el orden del día; varios de los presentes en el salón de plenos intentaron hacer algunas a la alcaldesa, pero al no estar relacionadas con los asuntos tratados, Alicia Polomo les retiró la palabra y les recordó que las cuestiones que quisieran podían preguntarlas directamente a los concejales del equipo de gobierno. Un vecino no se conformó con esa respuesta y, tras su insistencia, fue desalojado.

Fotos

Vídeos