La empresa del 'parking' de José Zorrilla anuncia el cierre definitivo para el 28 de febrero

Interior del aparcamiento de José Zorrilla. /De Torre
Interior del aparcamiento de José Zorrilla. / De Torre

Advierte de que el Ayuntamiento podría encarar un desembolso adicional de 761.631.01 euros si no subroga al trabajador

El Norte
EL NORTESegovia

La Unión Temporal de Empresas (UTE) Collosa-Pygsur ha anunciado que el 28 de febrero cerrará definitivamente el aparcamiento de José Zorrilla, del que ha sido concesionaria en los últimos años. Actualmente, la compañía se halla inmersa en un litigio con el Ayuntamiento de Segovia para la liquidación del contrato y la definición de la compensación por daños y perjuicios que debe afrontar el Consistorio, tras una sentencia judicial.

Las plazas de rotación del parking llevan cerradas varios meses. Una situación que, a partir del 1 de marzo, se extenderá a las plazas en cesión de uso. Una decisión de la que deberá responder la UTE, según ha manifestado la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, puesto que esas plazas fueron cedidas precisamente por la adjudicataria y no por el Consistorio.

En su comunicado, Collosa-Pygsur asegura que, el 22 de febrero de 2016, el juzgado de lo contencioso-administrativo número 1 de Segovia declaró la resolución del contrato de concesión de obra pública, por causa imputable al Ayuntamiento. Desde entonces, según la UTE, el Consistorio «no ha adoptado decisión alguna» para gestionar el aparcamiento «por sí mismo o a través de una empresa». Una situación que ha causado daños y perjuicios, agrega el texto, por lo que «tendrá que ser indemnizada la concesionaria», en función de lo que determinen los tribunales.

No obstante, la semana pasada se realizaba una inspección técnica al aparcamiento, por parte de técnicos municipales, a la que acudían también representantes de la UTE. Como ha recordado Luquero, se detectaron algunas deficiencias, que deben ser subsanadas antes de que el Ayuntamiento recepcione definitivamente el aparcamiento. En concreto, se trata de humedades, disfunciones en el sistema de iluminación de emergencia y también del sistema informático para la expedición de tickets, según la regidora. Los técnicos municipales definirán los plazos en los que la empresa deberá subsanar esas deficiencias y, si no lo hiciera, el Consistorio podrá actuar de manera subsidiaria.

Luquero ha agregado que se le ha solicitado a la UTE documentación relativa a esas deficiencias, así como otra relacionada a los seguros y contratos de mantenimiento que, al menos en parte, no ha sido satisfecha.

El comunicado de la UTE recuerda también que el Ayuntamiento tiene «obligación» de subrogarse en el personal laboral vigente. Según añade, es una circunstancia «impuesta» por la normativa laboral. De no hacerlo, las arcas municipales podrían encarar un desembolso adicional de 761.631.01 euros, según los cálculos de Collosa-Pygsur.

La alcaldesa ha matizado que la adjudicataria ha contado con un único empleado en el espacio y que ese asunto lo estudia el departamento municipal de Personal, para definir si se inicia un proceso de contratación «de cero» o si se asume a ese trabajador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos