No edificar puede llevar tres años a la cárcel a un constructor

Panorámica de Carbonero de Ahusín, donde se proyectó edificar las viviendas./El Norte
Panorámica de Carbonero de Ahusín, donde se proyectó edificar las viviendas. / El Norte

La fiscal de Segovia califica de apropiación indebida que el acusado no aplicara a la construcción los 23.540 euros que pagó la compradora de una casa

M. A. L.Segovia

Trece testigos y dos peritos comparecen este martes ante la Audiencia Provincial de Segovia en el procedimiento contra un constructor que no llegó a edificar una vivienda en la localidad de Carbonero de Ahusín, por la que una mujer había pagado más de 23.000 euros como anticipo. Los hechos, cuya instrucción ha tramitado el Juzgado número 5 de Segovia, se remontan al año 2007 y la fiscal del caso pide para el acusado, M. A. R. V., tres años y ocho meses de prisión por un presunto delito de apropiación indebida.

En el relato de los hechos que hace la fiscal en su escrito de acusación indica que B. C. y R., la sociedad limitada unipersonal de la que era administrador único el acusado, M. A. R. V., era propietaria de unos terrenos en la calle Molino y Ronda del Molino de la localidad de Carbonero de Ahusín donde tenía proyectada la construcción de cinco viviendas unifamiliares. Para la venta de estas casas hacía de intermediaria una inmobiliaria, propiedad de M. M. H., y el encargado de la gestión era A. P. H., como empleado de esta firma que trabajaba a cambio de una comisión por cada venta.

En febrero de 2007, prosigue el escrito de la fiscal, el empleado de la inmobiliaria suscribió una nota de reserva con una mujer, M. E. B. O., para la compra de la vivienda unifamiliar número 4 de las proyectadas en Carbonero de Ahusín, pactando un precio de 168.283 euros. La compradora entregó en ese momento a cuenta del precio la cantidad de 6.000 euros, con el acuerdo de que perdería esta suma si la compraventa no se llegara a realizar por su causa.

Contrato

Al mes siguiente, en marzo de 2007, el acusado M. A. R. V. y la compradora, M. E. B. O., suscribieron un contrato privado de compraventa en el que acordaron un precio final de 156.263 euros y en el que se hizo constar que la mujer había pagado 3.000 euros con anterioridad. En ese mismo acto M. E. B. O. pagó al promotor otros 19.000 euros y 1.540 euros en concepto de IVA, aunque el constructor no garantizó en modo alguno las cantidades entregadas.

Como conclusión, a tenor de las pruebas practicadas en la instrucción, la fiscal indica que la constructora B. C y R. SLU, de la que el promotor acusado, M. A. R. V., era administrador único, «no aplicó las citadas cantidades a la construcción de dicha vivienda, puesto que la misma no se empezó a construir». De manera que, añade, distrajo y dio otra aplicación distinta a la pactada en el contrato a las cantidades entregadas por la compradora.

La calificación de los hechos por la fiscal es que son constitutivos de un delito de apropiación indebida previsto en el artículo 252 del Código penal, en relación con el 250.1, del que sería autor el acusado. Para él solicita la pena de tres años y ocho meses de prisión y multa de diez meses con una cuota diaria de diez euros, además de que, como responsable civil, indemnice a la compradora, M. E. B. O., con la cantidad de 23.540 euros, por las cantidades entregadas y no devueltas, con sus correspondientes intereses. También pide la fiscal que se condene como responsable civil subsidiaria a la constructora de la que era administrador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos