«El ecuatoriano está donde hay trabajo, y en Segovia lo tiene»

Paloma Maroto (segunda por la derecha) posa con la vicecónsul y representantes de la comunidad ecuatoriana. / Óscar Costa

La comunidad procedente del país latinoamericano, formada por más de 2.000 personas en la provincia, busca ganar visibilidad

EVA ESTEBANSegovia

«Nos sentimos segovianos, solo queremos ser buenos ciudadanos». El colectivo ecuatoriano, a través de la presidenta de la Asociación de Ecuatorianos en Castilla y León (Aecal),Carolina Velasco, lo dice alto y claro: les gusta Segovia y su gente. El Consulado General de Ecuador en Madrid, con apoyo de la asociación regional, organizó ayer, en el parque del cementerio, un encuentro con los residentes ecuatorianos en Segovia para «ganar visibilidad» y contribuir a la «completa integración de niños y jóvenes», señaló Carolina Velasco. Ni la vicecónsul de Ecuador, Verónica Murillo, ni la concejala de Obras, Servicios e Infraestructuras, Paloma Maroto, quisieron perderse el que es considerado como el inicio del «proceso de establecer vínculos con asociaciones, instituciones y ayuntamientos». El encuentro buscaba reivindicar tres derechos que consideran básicos: «Derechos para toda la vida, la economía al servicio del ciudadano y fomentar la participación entre el pueblo», dice Velasco.

Hacia Londres

«Estamos encantados de que elijan una ciudad como Segovia para vivir», afirmó la concejala. En la actualidad, según las cifras que maneja la presidenta de Aecal, en Segovia viven «cerca de 2.000 ecuatorianos», aunque en los últimos años «se han producido crecientes migraciones, principalmente hacia Londres». En 2016, el movimiento migratorio reflejó que llegaron 791 personas y se fueron 598, una dinámica cada vez más habitual: «Muchos han emigrado, pero muchos otros nos hemos quedado. Somos un núcleo importante dentro de la provincia», apostilló Carolina Velasco.

La comunidad ecuatoriana, además de «mimetizarse» con la sociedad española, aporta «calidez y honestidad», dice la vicecónsul. «Son gente muy trabajadora, donde haya empleo, allí estará el ecuatoriano. Segovia es un buen lugar para ello», continúa.

Formarse en servicios

La ciudad, además, les ha dado «la oportunidad» de formarse dentro del sector servicios, y gracias a ello «muchos de los migrantes encuentran trabajo en otros países», dice Mónica Gortaire, la persona encargada de establecer el contacto entre el Consulado y Aecal.

El colectivo ecuatoriano quiere «crecer y mejorar» para fomentar una «habitabilidad» mucho más óptima, señala Verónica Murillo. Segovia es la ciudad idónea para ellos:«Nos sentimos queridos y aceptados», añade Velasco, quien asegura que no han sufrido «racismo».

Fotos

Vídeos