Un dulce de oro que gana paladares

Jesús Gómez Moyano, creador del dulce, muestra el diploma del galardón
Jesús Gómez Moyano, creador del dulce, muestra el diploma del galardón / M. Rico

Las ‘Delicias de Cuéllar’ han sido galardonadas en los Premios Artesanos 2017

M.RICOCuéllar

Tres empresas de la provincia, Quesería de Sacramenia, Delicias de Cuéllar y La Criba de Valseca, recibieron hace unas semanas la máxima distinción en distintas categorías de los premios Artesanos de Castilla y León. La empresa cuellarana volvió a presentar al concurso su dulce más internacional, que lleva el nombre de la pastelería, las ‘Delicias de Cuéllar’, unas pastas de achicoria y piñón que en el año 2009 consiguieron el galardón de Dulce Típico de la localidad. Y desde entonces no han parado de crecer.

De hecho, las pastas, ya famosas en toda la provincia y buena parte de la geografía nacional, comenzaron con una tirada de mil cajas anuales, una cifra que ha aumentado un 80% en venta, alcanzando en la actualidad las 8.000 cajas anuales, tanto de su formato pequeño como del grande. Según explicó su creador, Jesús Gómez Moyano, ambos se venden por igual.

Este crecimiento no es fruto de la casualidad, sino de un duro trabajo de comercialización y difusión que ha llevado a la pastelería a participar en numerosas ferias a lo largo de toda la geografía nacional, traspasando las fronteras de las provincias de Segovia y Valladolid y viajando por todo tipo de certámenes de alimentación en Madrid, Guadalajara o Valencia, entre otras. Ahora recogen buena parte de esos frutos. Ya consolidados en el mercado, hace unos meses se trasladaron a un obrador en Vallelado, pues las instalaciones de Cuéllar, donde mantienen una pastelería-cafetería, se quedaban pequeñas. De una plantilla de tres trabajadores se ha aumentado a cinco y se ha comenzado la elaboración de distintos productos.

Otras ideas artesanas

Según detalla Gómez, la idea era rescatar ideas artesanas de otras zonas, y así lo han hecho, por ejemplo, con la rosquilla de palo de Mata de Cuéllar. A raíz de la jubilación de los panaderos que la elaboraban en esa localidad, se contactó con ellos y se llegó a un acuerdo para quedarse con la receta, «porque entendíamos que era una rosquilla que estaba muy buena y tenía tirón. Es la que conocía la gente de aquí de la zona de Cuéllar y comarca y de Segovia». Ahora se ha rescatado. Del mismo modo, se ha comenzado a elaborar la rosquilla ciega de la Tía Basi, tras quedarse con el nombre. Sobre este dulce, Gómez apunta que «está funcionando muy bien, especialmente por sus ingredientes. Está elaborada con aceite de oliva y tiene muy buen sabor».

En el crecimiento del negocio destaca principalmente su dulce estrella, las ‘Delicias de Cuéllar’, que van ganando mercado y que se encuentran ya en tiendas y comercios especializados, así como en establecimientos delicatesen y gourmet. Valladolid, Segovia y Madrid cuentan con comercios donde se venden estas pastas, y en Cuéllar, gracias al tirón de Las Edades del Hombre, también está aumentando su consumo.

'Reconciliare'

Las ‘Delicias de Cuéllar’ se venden prácticamente en todos los establecimientos cercanos a las tres sedes de ‘Reconciliare’, «y están funcionando muy bien», apunta Gómez. Además, con motivo de la exposición de arte sacro, la pastelería llegó a un acuerdo con la Fundación Las Edades del Hombre y se ha realizado una edición especial ‘Reconciliare’, que lleva el nombre y la imagen de la muestra y que también se puede adquirir en el centro de recepción de visitantes situado en la iglesia de San Martín. Para Gómez, el dulce típico supone «uno de los mejores recuerdos que se puede llevar la gente que visite la villa».

El galardón recibido recientemente por estas pastas «supone una continuidad a nuestra labor, un reconocimiento a que estamos haciendo nuestro trabajo y una satisfacción muy grande». Ereconoce una trayectoria y un trabajo que ya ha cosechado otros premios a lo largo de su historia. Las ‘Delicias de Cuéllar’ ya obtuvieron el oro al mejor dulce artesano de Castilla y León en el año 2012, y en el año 2013 obtuvieron la plata. En esta edición de los premios, organizados por la Asociación de Artesanos Alimentarios de Castilla y León, se presentaron un total de 323 muestras de productos en once categorías. El evento pretende ser un homenaje a la esencia de la región y a la vez permite conocer tanto los productos tradicionales como las innovaciones que se llevan a cabo en los obradores e industrias alimentarias de la región.

Fotos

Vídeos