Diputación y Grefa mantienen su alianza para el control del topillo

Francisco Vázquez (i), Fernando Garcés y Jaime Pérez. /El Norte
Francisco Vázquez (i), Fernando Garcés y Jaime Pérez. / El Norte

La asociación seguirá vigilando las 300 cajas-nido instaladas en los municipios de Aldea Real, Sauquillo de Cabezas y Escalona del Prado

EL NORTESegovia

La colaboración iniciada hace unos años por la Diputación de Segovia y la asociación Grefa tendrá su continuidad un año más. El presidente de la institución provincial, Francisco Vázquez, y el representante de la asociación naturalista, Fernando Garcés, han renovado el convenio suscrito hace tres años para que Grefa controle la población del topillo campesino.

En virtud al nuevo acuerdo rubricado, Grefa seguirá vigilando las 300 cajas-nido instaladas en los municipios de Aldea Real, Sauquillo de Cabezas y Escalona del Prado para ver cuál es su utilización y su efecto sobre la plaga. Asimismo, la asociación se encargará del mantenimiento de esos espacios, ya que un porcentaje de ellas sufre deterioro o, en alguna ocasiones, son eliminadas, señala la Diputación. Grefa se encargará además de sensibilizar y educar en torno a todo lo relacionado con el topillo campesino, y hacer campañas en los centros escolares de la provincia.

En virtud al convenio suscrito, en cuya firma estuvo presente también el diputado de Promoción Económica, Jaime Pérez, Grefa recibirá una ayuda económica de la Diputación de 7.200 euros, según informa Europa Press.

El topillo campesino causa graves daños en los cultivos agrícolas de Castilla y León durante los años en los que esta especie de roedor experimenta explosiones demográficas. Para aliviar el problema, Grefa en colaboración con otros organismos y entidades, puso en marcha en 2009 un operativo de control biológico que se basa en el fomento de las poblaciones de la fauna silvestre que caza y se alimenta de topillos, como alternativa al uso intensivo de rodenticidas, señalan desde la Diputación.

Los expertos calculan que una pareja de cernícalo vulgar puede llegar a capturar 700 roedores

La principal acción del proyecto fue la instalación de cajas nido para que críen en ellas cernícalos vulgares y lechuzas comunes. Las cajas nido poseen unas características especiales porque han de parecerse a los lugares donde habitualmente anidan estas rapaces. En el caso de los cernícalos, sus hogares los buscan en los huecos entre rocas, en acantilados o en recovecos que encuentran en iglesias, así como en nidos de otras especies. De ahí que la instalación de los postes sea abierta. Por su parte, las lechuzas requieren una caja nido más grande y cerrada, con un tabique interior que las protege del paso de la luz al ser aves nocturnas.

Los expertos calculan que una pareja de cernícalo vulgar puede llegar a capturar unos 700 topillos durante los meses que dura la temporada de cría.

En verano de 2006, se incorporó al desarrollo del programa un campo de trabajo internacional convocado en Sauquillo de Cabezas por la Diputación y Grefa. En él participaron un grupo de jóvenes enviado por el Servicio Civil Internacional, que procedían de cinco países: Rusia, Ucrania, Taiwán, México y España. Los nueve voluntarios ayudaron a lo largo de las dos semanas que duró la experiencia a la construcción y la ubicación de nidales.

Fotos

Vídeos