El deshielo desvela los estragos del temporal

Dos participantes en los trabajos de corta de troncos. /Pedro L. Merino
Dos participantes en los trabajos de corta de troncos. / Pedro L. Merino

La corta de los árboles tronchados por la nieve en El Espinar se desarrolla de forma simultánea a la limpieza y retirada de ramas en los cauces de los ríos

PEDRO LUIS MERINO El Espinar

Todavía queda nieve en algunos puntos de los pinares del término municipal, en las cimas más altas, y es algo positivo porque la presa de El Tejo está llena por fin, pero al deshelarse la nieve ha dejado a la vista numerosos destrozos en el arbolado, según han comprobado la guardería de Medio Ambiente de la Junta y el Ayuntamiento de El Espinar. Los pinos dañados y los que han caídos sobre los ríos y arroyos ya están siendo retirados.

Muchos de los ejemplares dañados por las nevadas y también por el viento son pequeños pimpollos de pinos que no han podido aguantar el peso de la nieve y se han tronchado. También han caído pinos adultos y muy gruesos, aunque lo más probable es que estuvieran enfermos, y por eso no ha aguantado bien la madera el peso, al estar mal la estructura interior del tronco y de las ramas.

Para hacer frente a estos daños se está haciendo una corta en el pinar con la que están siendo retirados los pinos maderables y también los más pequeños que se han tronchado. Estos trabajos están dejando una gran cantidad de leña en los montes de El Espinar que tendrá que ser retirada cuando, desde la guardería forestal, concedan el permiso a los vecinos para que puedan ir a recoger esa leña, con lo que vuelve a estar presente el antiguo oficio del gabarrero, precisamente cuando faltan pocos días para que termine la fiesta tradicional.

A la vez que se realizan estos trabajos en los pinares desde la Confederación Hidrográfica del Duero(CHD) están llevando a cabo las tareas pertinentes de limpieza en los cauces de algunos ríos, con el fin de retirar las ramas rotas de los árboles que han caído en las orillas y en las zonas de menos profundidad. Así se evita que si se producen posibles riadas ocasionen problemas al arrastrar la abundante materia vegetal. Estos trabajos los solicitó el Ayuntamiento de El Espinar el año pasado tras la riada, y ahora, como bajan los ríos con mucho caudal por el deshielo, se trata de que no llegue a haber problemas. Por eso trabajan varias cuadrillas en estos cometidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos