Un derrumbe no apto para supersticiosos

Estado del interior del edificio tras el derrumbe. / Óscar Costa

El Ayuntamiento determinará hoy si el desplome de una cornisa. el día que se denegó la licencia, corresponde al hotel Victoria o a la antigua relojería Barrio

LAURA MARTÍNEZSegovia

Lo ocurrido ayer no es apto para supersticiosos. Casi al mismo tiempo que la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, confirmaba la denegación de la licencia de obras y el permiso ambiental que había presentado la empresa Ameigide S. L. para la ejecución de trabajos de consolidación y seguridad en el vetusto inmueble del hotel Victoria, avanzada por El Norte, se producía el desprendimiento de piedras procedentes de una cornisa en el interior del semiderruido inmueble, situado en el número 5 de la Plaza Mayor. Según explicó el concejal de Urbanismo y portavoz del equipo de Gobierno, Alfonso Reguera, todavía está por determimar si el derrumbe interior corresponde al propio hotel Victoria o al colindante de la antigua relojería Barrio.

Será hoy cuando los bomberos y los técnicos municipales accedan al inmueble privado, probablemente por la parte trasera, para examinar la situación y comprobar el estado de la estructura. En cualquier caso, el concejal socialista recalcó que «no ha habido riesgo para las personas, ya que ha sido un desprendimiento interior».

Y mientras esto sucedía, la alcaldesa explicaba qué repercusiones tiene exactamente la aprobación de la negativa municipal a la autorización solicitada y referida al proyecto básico de restauración y rehabilitación de edificio para viviendas. Esta denegación, ya que la licencia ha caducado, va acompañada del inicio del expediente de venta forzosa. «Hicieron el proyecto, pero no han empezado la ejecución, han dejado caducar la licencia. Con lo cual, nosotros tomamos medidas porque ya es un tema empantanado de años y años y hay que tomar una decisión drástica ya», subrayó Luquero, quien aseguró que la empresa sí había ejecutado «las obras de emergencia para consolidar lo que quedaba en pie».

El desprendimiento coincide con la denegación de la licencia para construir viviendas

«No hay interesados»

En cuanto a la venta forzosa, aclaró que es un procedimiento administrativo que contempla la Ley de Urbanismo de Castilla y León», pero no está motivado porque haya alguien interesado en hacerse con la propiedad del edificio . «No hay nadie interesado, que yo sepa, a menos que se hayan puesto en contacto con los propietarios. Nos corresponde iniciar ese expediente porque hay que presionar para que eso se resuelva».

En caso de que lo hubiera, tendría que ponerse en contacto con el Ayuntamiento de la capital, «que es quien ha abierto el proceso», dijo Luquero. Y en caso de que se consiga vender, «la propiedad tiene algo que decir pero está obligada, por eso se llama venta forzosa. En un momento dado, si los propietarios deciden actuar, se tienen que dirigir al Ayuntamiento y darnos garantías, porque no puede ser que se presente otro proyecto de obras y lo tenga ahí cinco años».

Estas garantías tendrían que estudiarse con los técnicos de Urbanismo. «Lo que el Ayuntamiento quiere es que esto se resuelva. Nos da igual que lo haga el titular actual de la finca u otro titular», recalcó Luquero, quien explicó también por qué se ha seguido un procedimiento distinto al del conflicto urbanístico entre el Ayuntamiento de Segovia y la propiedad del edificio atribuido a los hermanos Buitrago, uno de los pocos ejemplos de arquitectura noble de finales del XV y principios del XVI que perviven en el barrio de Santa Eulalia.

Luquero: «Nos corresponde iniciar el proceso de venta forzosa porque hay que presionar para que se resuelva»

«La Casa Buitrago es un elemento del patrimonio histórico fundamental, y eso ya determina otros caminos. Ahí intentamos hasta la vía penal, porque la opinión de los técnicos fue que había delito penal por destrucción de patrimonio», recordó la alcaldesa. Cuando el Ayuntamiento requirió la consolidación, tomaron la iniciativa de demoler lo que les pareció oportuno y no estaba solicitado. La diferencia fundamental es que está considerada [la Casa Buitrago] patrimonio histórico», subrayó.

En cuanto al Molino de los Señores, Luquero explicó que «estamos mirando también, creo que no hemos aprobado el inicio del expediente, pero esto es un procedimiento que contempla la Ley de Urbanismo cuando el propietario no ejecuta obras y estamos teniendo un espacio degradado, sea patrimonial o no»,

Fotos

Vídeos