El derribo del viejo matadero de Cuéllar eliminará un foco de suciedad cercano a viviendas

Estado actual del edificio del antiguo matadero. / M. Rico

El Ayuntamiento proyecta también la reordenación de las calles Antonio Herrera, Juan de Grijalva y Caídos, lo que supondrá ampliar aceras y eliminar aparcamientos

MÓNICA RICOCuéllar

El Ayuntamiento de Cuéllar ultima el proyecto de derribo del antiguo matadero de la localidad, situado muy cerca de la zona deportiva, donde ocupa una superficie de unos 2.800 metros. La intención inicial es el derribo del edificio y la limpieza del solar, eliminando así un foco de suciedad y peligro que se encuentra también a pocos metros de un área de viviendas.

Aunque el grueso del proyecto está listo, la Alcaldía está ultimando algunos detalles, como la posibilidad de derribar todo el edificio a excepción de una pequeña nave con puerta en la calle Polideportivo, que se encuentra en buen estado y que habitualmente se utiliza por los servicios municipales.

También se ha pedido a los responsables que se valore la tala de la zona arbolada que se encuentra en el recinto del edificio, junto al pabellón polideportivo, algo que no se contemplaba dentro del proyecto. Según apuntó el alcalde de la villa, Jesús García, el 95% de las especies que se encuentran allí están secas, por lo que se espera poder eliminar también esa zona dentro del proyecto. En caso contrario, el primer edil aseguró que la tala y limpieza del área se realizará a través de los servicios municipales, una vez que se haya procedido al derribo de la construcción.

Por último, se está estudiando cómo realizar el vallado del perímetro, una vez que el área quede limpia, especialmente en la zona paralela a la calle Polideportivo y respetar parte de las paredes de bloques que en determinadas zonas actúan como vallado, como es la zona que limita con el polideportivo. La idea es mantenerlo «de forma provisional, hasta que se haga la actuación que sea», explicó García, quien apuntó que hay muchas ideas para dar un uso a esa zona, aunque no quiso avanzar ninguna de ellas.

García afirma que hay muchas ideas para dar un nuevo uso a la zona, pero no las desvela

Ese es uno de los grandes proyectos que se acometerán en los próximos meses, en los que tampoco faltarán otros de mejora de calles y aceras. Algunos los realizará el propio Ayuntamiento por administración, mientras que en el caso de otros se realizarán proyectos que se licitarán debido a su mayor empaque.

Tráfico

Entre las iniciativas que el Ayuntamiento podría ejecutar en los próximos meses se encuentra una reordenación del tráfico en las calles Antonio Herrera, Juan de Grijalva y Caídos. Las tres son paralelas y unen Bartolomé de la Cueva con Alfonso X. A ello se sumaría una remodelación de aceras, teniendo en cuenta que en la medianería de las viviendas existe un saliente, lo que impide una mayor amplitud de acera, que en estos tramos se sitúa en unos 60 centímetros.

La idea es ampliar las aceras hasta los 1,10 metros en la parte estrecha, lo que supondría una amplitud de hasta dos metros y medio. Esta actuación impediría dejar el vial con estacionamientos de vehículos en ambos lados, tal y como se viene realizando hasta el momento, por lo que la idea, aún en estudio, es que se pueda aparcar de forma similar a como se realiza en algunas calles del barrio de San Gil, es decir, los meses pares en uno de los márgenes y los meses impares en el contrario.

Además, en los meses de septiembre u octubre se comenzará también con la mejora de la acera prácticamente inexistente de la calle Colombia y una nueva ordenación del tráfico en dicho vial y en la calle Brasil, que se pavimentará. La intención es que ambas calles queden de una única dirección, en sentidos opuestos.

Fotos

Vídeos