La demanda colectiva por el caos de la AP-6 el día de Reyes une a más de 3.000 afectados

Militares de la Unidad de Emergencias atienden a viajeros atrapados en la AP-6 en fin de semana de Reyes. /Efe
Militares de la Unidad de Emergencias atienden a viajeros atrapados en la AP-6 en fin de semana de Reyes. / Efe

El alcalde de Navas de San Antonio ofrece un camino de enlace con la N-VI «para evitar la ratonera», pero pide a la concesionaria que lo acondicione

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Han pasado 94 días. Más de tres meses después de que la autopista AP-6 a su paso por El Espinar se convirtiera en una ratonera para más de 3.000 vehículos. Miles de personas atrapadas durante más de quince horas por una nevada de intensidad y persistencia desconocidas, o al menos olvidadas en la memoria de los lugareños. Mientras el Ministerio de Fomento agota el plazo para aplicar el expediente sancionador y multar a Iberpistas –que en ese fin de semana del colapso en el retorno de vacaciones de Navidad era la empresa concesionaria–, usuarios perjudicados por el caos blanco se han buscado la vida para que aquella mala experiencia no quede impune y que la empresa pague los costes económicos y morales de la pesadilla.

Antonio Rodríguez, abogado y profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, fue uno de los damnificados. Estuvo atrapado en la AP-6, en el viaducto de Arenales, desde las seis de la tarde del sábado hasta que llegó a Zamora a las nueve de la mañana. El enfado mayúsculo, porque «allí no vi ninguna máquina» para despejar el formidable embotellamiento, le llevó a impulsar la creación de una plataforma, la de afectados por la nevada de la AP-6. Una vez registrada, un equipo jurídico del despacho DyR en el que trabaja se ha dedicado a asesorar y atender casos particulares que, como Rodríguez, sufrieron en primera persona el colapso de la autopista. El plazo para inscribirse en este colectivo acabó en la medianoche de este domingo. Al mediodía de ayer, el recuento de adhesiones tramitadas por el bufete situaba el contador en 2.978, «pero habrá algunas más y superaremos las 3.000», precisa el abogado impulsor de la iniciativa.

El objetivo no es otro que el de plantear una demanda colectiva contra la concesionaria de la autopista para resarcir los daños económicos y morales, insiste el creador de la plataforma. Conviene matizar que, desde finales del pasado mes de enero, la explotación de las tres autopistas que discurren por tierras segovianas, la ejerce Castellana de Autopistas, que recogió el relevo de la concesión por parte de Iberpistas, aunque ambas pertenecen al conglomerado empresarial del Grupo Autopistas. Antonio Rodríguez aclara que la acción civil en los tribunales sería en cualquier caso contra la que gestionaba la AP-6 en aquel fatídico primer fin de semana del año.

El letrado cree que aún habrá algún inscrito más, aunque el margen que maneja de crecimiento de inscripciones es consecuencia de que la reclamación no la haga solo el conductor, sino el resto de ocupantes atrapados. «Es la única manera de poder actuar en su nombre», afirma el representante legal.

Contactos con la empresa

Mientras se arma la demanda colectiva y se cierran los datos y la documentación remitida por los damnificados, la plataforma no está cruzada de brazos. «Hemos tenido contactos con la empresa», revela el abogado. Sin embargo, y como cabía de esperar, no hay ningún acuerdo sobre cuantías de indemnizaciones. De todos modos, el colectivo «está abierto a negociar para alcanzar un acuerdo amistoso». En cualquier caso, el equipo jurídico pone de manifiesto que es el momento de hablar de «principios y criterios».

Rodríguez especifica que hay «principios claros, como los daños y perjuicios demostrados», ya sea a través de documentos fotográficos de haber padecido 'in situ' el caos, facturas y tickets que acrediten comidas o alojamientos improvisados al verse atrapados esas largas horas en la AP-6, o billetes y tarjetas de embarque que certifiquen que el atasco les hizo perder un avión o un tren. Esas premisas también se refieren a que o se resuelven todas las reclamaciones o no se aceptará.

En cuanto a los criterios, Antonio Rodríguez cita como ejemplos «el tiempo que se estuvo atrapado, o el gasto por vehículo que se pueda concretar, o el tiempo de ocio y descanso del que se nos privó». «La demanda a plantear está estudiada jurídicamente, tenemos toda la argumentación preparada», asegura el abogado, quien a su vez hace hincapié en la importancia y peso de los hechos probatorios.

A expensas del expediente

En este sentido, admite las diferencias en los gastos que se vieron obligados a acometer los afectados, y añade que la plataforma está a la espera de la resolución que dicte Fomento sobre el expediente sancionador que abrió a la empresa. Es decir, si al final hay castigo por parte del Ministerio que dirige Íñigo de la Serna, la demanda va a tener muchas más posibilidades de prosperar y triunfar, ya que la responsabilidad de la concesionaria ya estaría probada de antemano, considera Rodríguez al exponer la escena judicial.

El Ministerio dispone de un plazo de seis meses para publicar la resolución. El tiempo empezó a contar el pasado febrero, que es cuando se tramitó el expediente.

Por su parte, más de tres meses después del atasco y de la extraordinaria nevada y apenas 24 horas después del accidente múltiple en el que falleció una mujer, el alcalde de Navas de San Antonio, Luis Miguel Pérez, lamenta que ni las autoridades ni la concesionaria hayan respondido a su ofrecimiento «para evitar la ratonera» en la que se ha convertido el tramo de la AP-6 que discurre por las inmediaciones de su municipio.

Tras el caos de Reyes, envió una carta a diversos estamentos y a la compañía en la que ofrece como alternativa un «camino vecinal» que ahora está vallado y que conectaría la autopista con la nacional N-VI. El requisito que pone el regidor es que dicho enlace tiene que adecuarse y que ha de ser la explotación de la vía la que ha de asumir este coste.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos