Custodios de la naturaleza

Los agentes ascienden al nido. /El Norte
Los agentes ascienden al nido. / El Norte

Agentes medioambientales de la Junta limpian y amplían un nido de alimoche en las Hoces del río Riaza

EL NORTESegovia

Miembros del Grupo de Intervenciones en Altura para la conservación de especies protegidas del Servicio Territorial de Medio Ambiente han actuado en la entrada y el interior de la cueva donde la pareja de alimoche tiene su nidal, para que cuando llegue el momento de la cría dispongan del espacio suficiente y se evite así el riesgo de caída del pollo.

Tres agentes medioambientales del GRIA de Segovia (Grupo de Intervenciones en Altura) han llevado a cabo la ampliación y retirada de material antiguo de un nido de alimoche en el parque natural de las Hoces del río Riaza. El objetivo de la intervención ha sido el de proporcionar más espacio a la pareja para que, llegado el momento, pueda criar con normalidad.

En las habituales labores de control y seguimiento de la reproducción de especies protegidas, durante la pasada temporada de cría, los agentes de la zona habían detectado el poco espacio existente en la cueva ocupada por esta pareja de alimoche, situación que llegó a provocar la caída del pollo. Gracias a la rápida intervención de los agentes, la cría no sufrió ninguna lesión en el accidente y pudo ser depositada en una cueva próxima más amplia, donde sus progenitores la localizaron fácilmente y siguieron la crianza con normalidad. El desarrollo del pollo fue un éxito, pues no sufrió ninguna caída más y finalmente consiguió volar.

A la vista de lo sucedido, desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente se valoró la necesidad de intervenir en el nido, por lo que en este mes de diciembre, el GRIA ha llevado a cabo la actuación en la que se ha limpiado el interior de la cueva y su entrada, para que cuando la pareja críe y el pollo de alimoche se desarrolle y aumente su tamaño, exista el espacio suficiente para él y sus padres, evitando así riesgos de caída. La ampliación ha tenido en cuenta que la apertura debe ser la justa para el tamaño del alimoche y no permitir la entrada de otras aves mayores como el buitre leonado que, por su ciclo reproductor más temprano, podría usurpar el nido.

El GRIA es un grupo integrado por cinco agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León distribuidos por la provincia, que actúa en situaciones que requieren un alto grado de especialización en el manejo de especies protegidas y en actividades que supongan trabajos en altura.

El equipo dispone de la formación y capacitación necesaria, avalada por el Ministerio de Medio Ambiente, con especialización para desarrollar esta actividad que incluye desde el manejo de materiales, cuerda y técnicas de progresión y descenso en espacios verticales (cortados rocosos y árboles principalmente), manejo de fauna, reparación y construcciones de plataformas de nidificación y operaciones de seguridad y rescate en caso de necesidad. Cada actuación lleva un procedimiento específico, basado en protocolos de trabajo donde prima la seguridad.

Las funciones de seguimiento y control de la reproducción de especies protegidas son especialmente importantes para detectar y solucionar casos como el ocurrido con esta pareja de alimoche en las Hoces del Riaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos