Un cúmulo de irregularidades en la caja de Alborada Cultural detona el escándalo

Un momento de la asamblea celebrada por la asociación Alborada Cultural de Cuéllar. /M. R.
Un momento de la asamblea celebrada por la asociación Alborada Cultural de Cuéllar. / M. R.
Cuéllar

La última asamblea de la asociación de estudiantes de Cuéllar acaba con la decisión de tramitar una denuncia para investigar las anomalías contables

MÓNICA RICOCuéllar

La última asamblea extraordinaria de la asociación de estudiantes Alborada Cultural ha acabado con la decisión de tramitar una denuncia para que se investiguen diversas irregularidades en las cuentas de los últimos años, como consecuencia de las anomalías que se han detectado en los ingresos y gastos, que han sido certificados por la gestoría local Vía Roma, la cual se hará cargo de las cuentas de la agrupación a partir de ahora, según apuntó la nueva junta directiva.

Durante la reunión los asistentes también han propuesto la expulsión de la asociación de la anterior tesorera. Son varios los motivos, como no presentar cuentas al final de cada ejercicio, no cumplir correctamente sus obligaciones, coger cuotas en efectivo y no justificar su ingreso en el banco ni a los socios, sacar talones sin justificar y firmando por gente que ya no pertenece a la asociación, «es decir, falsificando su firma», y porque supera el límite de edad para ser socio, que según el acta de fecha 11 de agosto de 2011 se sitúa en 30 años, cuando ella cuenta con 34.

Uno de los principales servicios que ofrece Alborada Cultural es el transporte en autobús a los estudiantes de Cuéllar y su comarca hasta Valladolid. Las alarmas comenzaron a saltar entre los padres de los miembros cuando en reiteradas ocasiones se les pedía adelantar dinero para los pagos, con la excusa de que las subvenciones aún no se habían cobrado, mientras que los pagos a la empresa se realizaban tarde por falta de liquidez.

Con la llegada de la nueva junta directiva, se quiso hacer un análisis pormenorizado de las cuentas mediante la labor de una gestoría. En ese estudio se hallaron varias irregularidades. Tan solo en los últimos cuatro años existen reintegros de cantidades a través de talones sin justificar por un importe que asciende a 23.855,71 euros.

Además, la nueva junta directiva ha informado de que se les había señalado que este mes de octubre la anterior tesorera había intentado sacar un talón a pesar de tener la cuenta bloqueada. Todo ello se suma a la existencia de recibos pagados en mano y que no aparecen en el banco con el nombre del socio y el dinero ingresado.

La asamblea comenzó con la presentación de la nueva junta directiva y pasó a la presentación del balance del año por la antigua junta, donde la hasta ahora tesorera presentó una cuenta en otra entidad bancaria distinta a la habitual con 13.000 euros, cuya existencia desconocían incluso sus compañeros de junta. El anterior presidente señaló que se había hablado de la posibilidad de realizar el cambio de cuenta a otra entidad, pero que él en ningún momento había firmado ningún documento, y que si su firma aparece es que «está falsificada».

La hasta ahora tesorera anunció que este lunes día 23 presentará los documentos justificativos de la existencia de esa cuenta ante la gestoría que ahora se encargará de las cifras de la asociación, y apuntó que la retirada de los talones correspondía a devoluciones que se realizaban a socios que habían dejado de utilizar el servicio.

Sin embargo, las explicaciones no han convencido a los asistentes, algunos de los cuales pidieron una auditoría, ya realizada por la gestoría, mientras que otros han optado por presentar la correspondiente denuncia, lo que se formalizará en los próximos días si no se aclaran las cuentas y aparece el dinero que falta.

Ningún pago en efectivo

Además, se recordó que el artículo 28.1 de los estatutos de la asociación recoge que «las cuotas ordinarias y extraordinarias se establecerán por la asamblea general, a propuesta de la junta directiva, y no reintegrables en caso alguno».

Ante esta complicada situación, en la que con las cuotas de los socios de este año se han pagado los meses de abril, mayo y junio a la empresa de transportes, además de octubre, y la falta de liquidez actual, con poco más de 1.000 euros en la única cuenta oficial de la asociación, la nueva junta directiva decidió tomar varias medidas, entre las que destaca que a partir de ahora ningún pago se realizará en efectivo.

Además, se ha solicitado a aquellos socios que no han llevado a cabo su ingreso o quienes pagan mes a mes, realicen los ingresos lo antes posible con el fin de poner todos números al día, teniendo en cuenta que, ante la falta de pago,a punto de eliminar los servicios. Se informó a cada socio del pago que debe realizar y se puso a su disposición la gestoría ante cualquier duda.

Nueva fórmula

Tras las irregularidades en las cuentas, la nueva junta directiva ha decidido que, a partir de enero, la forma de pago de todos los socios será mensual. Además las cuotas se domiciliarán, por lo que las familias deberán facilitar su número de cuenta en la gestoría Vía Roma. La cuota mensual será de 85 euros, y las bajas se deben comunicar a la junta directiva o a la gestoría. Si el socio pretende volver, deberá pagar nuevamente la inscripción de 30 euros.

Las tarjetas con las que se accede a los autobuses, a partir de noviembre, también se recogerán en la gestoría, los días 30 y 31 de octubre de 9:00 a 13:30 y de 16:30 a 20:00 horas. En los meses sucesivos, las fechas de recogida serán los dos últimos laborables de cada mes.

Finalmente se informó de que la empresa que realiza el transporte ha agradecido a la nueva junta directiva que pusiera en su conocimiento la situación, por la que «han estado a punto de quitarnos la ruta», y junto con la misma, de cara al próximo curso, se revisarán los itinerarios y horarios de los autobuses, que tendrán en cuenta los centros de estudios en los que estén matriculados los socios.

Fotos

Vídeos