«Creo que soy el usuario más antiguo de la línea Segovia-Madrid»

César Gómez, en la estación Segovia-Guiomar. /Óscar Costa
César Gómez, en la estación Segovia-Guiomar. / Óscar Costa

César Gómez Garcillán, subdirector de Gestión de Prestaciones del INSS, asegura que los trenes lanzadera «son la solución para quienes trabajamos en Madrid y vivimos en Segovia»

M.A.L. Segovia

La decisión fue lógica, casi inevitable. En febrero de 2008 este segoviano, técnico del Instituto Nacional de la Seguridad Social, ya llevaba once años trabajando en Madrid; iba y volvía del trabajo en coche, normalmente por la autopista AP-6. «Con horario continuo desde la nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde, hora de salida habitual del despacho, aunque como es lógico, había días que se complicaban las cosas y salía más tarde. Ciertamente, los primeros años el atasco tradicional se producía al entrar en Madrid, para lo cual ibas mentalizado, pero desde 2006 en adelante los atascos también se producían al salir de Madrid a las ocho de la tarde, y eso era ya especialmente duro cuando vas cansado y con la cabeza llena de asuntos pendientes de resolver». Así, cuando se inauguró la línea del AVE Segovia-Madrid, empezó desde el primer día a coger el tren, «lo cual me hace pensar que soy el usuario más antiguo de la línea o, al menos, si alguien más coincide con mis circunstancias, de los más antiguos».

El tren tiene «todas» las ventajas, opina: «Desde la comodidad y el ahorro, hasta la seguridad pasando por el tiempo empleado para el trayecto. No cabe duda que no es lo mismo conducir un coche con las inclemencias meteorológicas que se producen en invierno o con los riesgos propios de las conducción que dejar que te lleven tranquilamente en tren sin mayores complicaciones climatológicas o de tráfico».

César Gómez cree que los trenes lanzadera entre Segovia y Madrid «son una solución ideal para todos aquellos segovianos que trabajamos en Madrid y vivimos en Segovia con desplazamientos en muchos casos más cortos y más cómodos que los que tiene que soportar mucha gente que trabaja y vive en Madrid y tiene diariamente 30 y 40 minutos o más de metro o de autobús para llegar al trabajo». Además, agrega que el tren suele «ser muy puntual. Raramente hay retrasos». Valora que los horarios y frecuencias de viajes incluidos en el abono han ido aumentando progresivamente, y «creo que dan respuesta a las necesidades del 99% de la gente que vamos a trabajar a diario a Madrid».

El aparcamiento en la estación Segovia-Guiomar también ha cambiado «rotundamente», dice. Al principio, cuando solo unos pocos iban a Madrid en tren y solo había un aparcamiento, «no encontrabas dificultad alguna para encontrar sitio entre las primeras plazas». Ahora la situación ha cambiado «radicalmente»: el párking es de pago, con un precio «muy moderado», pero «en ocasiones, cuando llego a aparcar, el aparcamiento está completo y, como digo yo, hay que ir a dejar el coche al ‘cerro de Matabueyes’, la ampliación del párking, y cuando llegas por la noche, los vientos de la sierra te dejan un poco tieso».

Anécdotas

En estos veinte años, cómo no, también ha vivido anécdotas, aunque considera que son «las propias de la vida diaria». Como aquel día, en el segundo o tercer año de las lanzaderas: «Fui con un billete de la misma fecha pero de un año anterior y en esa época no había máquinas para imprimir el billete. El interventor, en aquel entonces y actualmente en activo, me conocía de todos los días, se echó a reír y me dejó pasar». Por el contrario, añade, «presencié una situación muy desagradable en Chamartín cuando un viajero llegó en el último minuto, pasó el control de billetes y cuando iba a subir al tren el interventor se puso en la puerta del tren y le negó el acceso cerrando la puerta en sus narices».

Con su ya larga experiencia de viajero, César Gómez sí plantea alguna posible mejora en el servicio: «Se refiere a la estación, que se encuentra un tanto distante del centro para lo que es habitual en todas o en la mayoría de las ciudades, o a sus instalaciones, que en muchos aspectos serían mejorables».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos