Las crecidas cortan la carretera de Carbonero de Ahusín a la CL-605

Carretera de Carbonero de Ahusín a la CL-605./El Norte
Carretera de Carbonero de Ahusín a la CL-605. / El Norte

La salida de la Autovía de Pinares a Cantimpalos y otras carreteras de la provincia se ven afectadas por el aumento de los caudales

El Norte
EL NORTESegovia

Pocos minutos antes de las dos de la tarde de este lunes, la Diputación de Segovia ha comunicado que ha sido necesario cortar al tráfico de vehículos la carretera SG-V-3312, que comunica la localidad de Carbonero de Ahusín con la que va de la autonómica de Arévalo a Añe (a través de la CL-605), ante la crecida experimentada por el río Eresma.

Durante la noche del domingo al lunes, informa la Diputación, ha estado también cortada la carretera que va de Sangarcía a Marugán, pero se ha reabierto de nuevo a la circulación de vehículos al descender el nivel de las aguas. Las crecidas de ríos y arroyos están ocasionando algunos problemas en otros puntos de la red viaria provincial, como en la vía que comunica la autovía de Pinares con Cantimpalos.

Los equipos del Área de Acción Territorial de la Diputación están muy pendientes desde hace unos días de la situación de los ríos y arroyos de la provincia ante las posibles crecidas que puedan experimentar como consecuencia del deshielo en la sierra y de las lluvias que han caído con cierta intensidad.

Precisamente, una avenida registrada en el arroyo Zorita obligó a cortar la pasada madrugada la carretera SG-V-30219 de Sangarcía a Marugán. Aunque la vía se reabrió al tráfico de nuevo este lunes por la mañana, a mediodía ha sido necesario volver a corta la circulación tras una nueva avenida de agua, aunque el tráfico de vehículos se ha vuelto a normalizar a las dos de la tarde.

Durante la noche hubo que cortar también en algún momento la circulación de vehículos por la carretera que comunica la autovía de Pinares con Cantimpalos, aunque la situación por esa vía ya se han normalizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos