La cooperativa San Sebastián renueva su contrato con la planta de biomasa

Planta de biomasa de la villa cuellarana, que genera energía calorífica para la red municipal.
Planta de biomasa de la villa cuellarana, que genera energía calorífica para la red municipal. / M. R.

Cuenta con 64 vecinos que se suman a los 131 de las comunidades Los Rosales, Los Claveles y Polideportivo que firmaron hace

MÓNICA RICOCuéllar

Si la semana pasada eran los vecinos de las comunidades Los Rosales, Los Claveles y Polideportivo (sumando un total de 131), quienes firmaban un nuevo contrato, durante quince años, con el Ayuntamiento de Cuéllar para renovar el suministro de energía calorífica generada por biomasa en la red municipal, el pasado fin de semana los 64 vecinos de la cooperativa San Sebastián acordaron hacer lo propio, tras una asamblea vecinal, a la que también asistió el concejal Luis Senovilla, que propuso la misma oferta que fue ratificada y aceptada por el resto de comunidades.

El edil señaló que durante el transcurso de la asamblea hubo «bastante más debate» que en las anteriores, pero, al final de la votación, la propuesta del Ayuntamiento fue aceptada, y ayer mismo el presidente y el secretario de la cooperativa se reunían con Senovilla para ultimar detalles, con lo que se espera que esta misma semana se pueda formalizar el contrato y así tramitar las cuatro comunidades de forma conjunta la instalación de contadores individuales, lo que está previsto realizarse entre los meses de agosto y septiembre.

Según marca el contrato formalizado por el resto de comunidades de propietarios, la inversión de 78.600 euros prevista está sufragada por Somacyl, en base al compromiso de inversiones que adquirió cuando se hizo cargo de la planta y gracias al que adquieren los vecinos de estar durante quince años más conectados al servicio. Cada propietario tendrá que realizar un pago de 60 euros, que supondrá la venta por parte del Ayuntamiento del contador. Ahora la comunidad o cada vecino de forma individual, se tendrán que hacer cargo de los contadores y los equipos asociados, en lo que respecta a su mantenimiento y su conservación. También son las comunidades de vecinos las que se encargarán de la lectura de los contadores y se encargarán de establecer el reparto de costes.

El nuevo contrato también modifica la anterior forma de pago, que se establecía en un fijo de consumo basada en los consumos históricos, y que tenía como base el precio del gasóleo del día 2 de noviembre de cada año. Ahora se pagará un término fijo en cada una de las comunidades y un precio marcado en base al consumo que cada una de las comunidades realice y que se referenciará al IPC.

En la cooperativa San Sebastián, los usuarios contrarios a la renovación lo hacían por el cambio de precio y por la apuesta de algunos por las calderas individuales. A este respecto Senovilla no realizó valoraciones como concejal, sino como ingeniero dedicado a la climatización durante años, apuntando que la caldera individual es una solución que se da a sitios aislados, pareados, donde no es posible una calefacción más eficiente, pero, a su juicio, en este caso no es una solución eficiente ni barata.

Particulares

Con este acuerdo son 195 los vecinos que han firmado su continuidad con la planta de biomasa. En el caso de grupos de vecinos, tan sólo falta por pronunciarse la comunidad Bartolomé de la Cueva, compuesta por cinco usuarios. Los usuarios de viviendas unifamiliares no se ven afectados por estos cambios y, según Senovilla, de hecho, aún no ha mantenido conversaciones con ellos, puesto que la situación es diferente.

Los particulares podrán seguir como hasta el momento o pactar un contrato nuevo en el que, igual que las comunidades, se instaurará un fijo y un precio por consumo, lo que habría que «ajustar y estudiar». El edil quiso recordar que el servicio de biomasa que está ofreciendo el Ayuntamiento de la villa cuellarana aún no cuenta con un reglamento aprobado que recoja las distintas circunstancias, puesto que hace unos años quiso poner uno en marcha pero no fructificó, por lo que «estamos sin un documento general que regule y recoja todas las particularidades».

Por esta razón, el concejal Luis Senovilla se plantea retomar la puesta en marcha de este reglamento o al menos que todos los usuarios tengan unas mismas circunstancias o características «y si es posible recoger eso en un reglamento mucho mejor, porque daría estabilidad jurídica a todos los que están conectados».

Fotos

Vídeos