Los conductores de autobús avisan del riesgo: Ojo en las paradas de Artillería

Parada en Artillería. /Urbanos de Segovia
Parada en Artillería. / Urbanos de Segovia

El comité de empresa de Urbanos de Segovia pide al Ayuntamiento una señalización correcta, «incluso con marcas viales en el suelo»

EL NORTESegovia

El comité de empresa de Urbanos de Segovia alerta sobre la falta de seguridad en las paradas provisionales de la Plaza de Artillería. «Las obras han obligado a desplazar las paradas de autobús más usadas de toda la ciudad. De un día para otro, y sin previo aviso, cientos de usuarios del transporte público segoviano deben hacer uso de las paradas provisionales que se han situado a los pies del Acueducto, ya que las habituales han sido precintadas», explica Juan Antonio Arlandis Gila, presidente del comité.

Aunque la realidad, puntualiza, es que «no se tratan de paradas de autobús, sino de meros carteles pegados a los bolardos que enmarcan la zona peatonal junto al monumento romano».

El comité de empresa de Urbanos de Segovia expresa su pesar «por la absoluta falta de seguridad que atesoran dichas paradas provisionales». En primer lugar, explica, «la prohibición de parar en dicho lugar ya existe, pero la permisividad del Ayuntamiento hace que en la práctica no se respete. A esto se añade el hecho de que no existe ninguna señal de tráfico, ni vertical ni horizontal, que anuncie a los cientos de vehículos que a diario paran junto al Acueducto de que se encuentran detenidos en una parada de autobús». De esta forma, los vehículos del servicio de transporte urbano «se ven obligados a parar en doble, o incluso en triple fila para poder apear y recoger viajeros. Y mientras los viajeros suben y bajan, ven como los coches que allí paran, reinician su camino pasando entre los bolardos y los autobuses, con el consiguiente peligro de atropello de los usuarios que están esperando para subir al autobús de su barrio», señala Arlandis Gila.

Según explica, «la espontaneidad con la que se ha llevado a cabo esta modificación de paradas no se ve resuelta por la Policía Municipal más que en las horas punta, y a duras penas. La entrada y salida de los colegios (las nueve de la mañana y las dos de la tarde) son los momentos puntuales en los que un guardia urbano permanece en el lugar para evitar que paren los vehículos en las paradas provisionales de autobús». El resto del día «nadie evita que los usuarios deban sortear los coches para acceder a los autobuses. Esto nos lleva a preguntarnos si el cuerpo de seguridad municipal ha recibido órdenes de apoyar la situación, o nos encontramos, nuevamente, con una improvisada puesta en marcha de las obras en un punto clave de la circulación segoviana, y el centro estratégico del transporte urbano de viajeros».

El comité de empresa de Urbanos de Segovia cree que «es posible arreglar este entuerto» y que se deben «señalizar correctamente las paradas de autobuses, incluso con marcas viales en el suelo, que delimiten lo mejor posible el espacio para la maniobra del transporte urbano; así como una mayor presencia de la autoridad policial que evite el continuo aparcamiento de turismos en las paradas provisionales de autobuses».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos