Entre lo comercial y lo social

Interior del Mercado Municipal de La Albuera, que alberga 42 puestos. / Antonio Tanarro

Las asociaciones de Parkinson, Down o Alzheimer se ubican en esta calle, donde se encuentra también el Mercado Municipal de La Albuera

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Bloques de edificios residenciales y pequeñas zonas ajardinadas confluyen en la calle Andrés Reguera Antón. Precisamente, su nombre recuerda al que fue alcalde de Segovia durante la Guerra Civil y militante falangista. Además, de ser el primer alcalde del régimen franquista mantiene el título del segundo más longevo en el cargo, con un gobierno de casi 11 años que solo ha sido superado por Pedro Arahuetes. También ejerció como presidente de la Diputación de Segovia entre 1947 y 1949. Esta vía, que se ubica entre la avenida del Marqués de Lozoya y la calle de los Tejedores, cuenta con una parroquia, la de San Frutos, y uno de los edificios más significativos del barrio, el Mercado Municipal de La Albuera. Alberga 42 puestos y solo uno de ellos se encuentra cerrado desde hace alrededor de un año. Pescaderías, carnicerías, charcuterías, panaderías, mercería, papelería, zapatería, e incluso un establecimiento dedicado a la fotografía comparten este recinto, en el que la falta de aparcamiento sigue siendo suponiendo, para sus comerciantes, una de las principales barreras para atraer a clientes de fuera del barrio. Por eso, la asociación recuerda que lleva tres años reclamando al Ayuntamiento un área de estacionamiento, aunque sea de tiempo limitado. Exposiciones, talleres, concursos y sorteos siguen celebrándose en este espacio dedicado al pequeño comercio con el fin de animar a la gente a comprar en sus establecimientos. Ahora el objetivo de los comerciantes es mantener vivo este emblemático mercado, que se diferencia de las grandes superficies por ofrecer al cliente un trato más cercano y directo.

Justo enfrente se encuentra el Centro Integral de Servicios Sociales del Ayuntamiento, donde conviven varias asociaciones que prestan atención a diferentes tipos de enfermos y sus familias. Entre ellas, la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Segovia (AFA), que en octubre celebra su 20 aniversario. No siempre ha estado en este enclave, ya que en 1997 comenzó su andadura en el barrio de San Millán y fue a finales del 2000 cuando trasladó su sede a este emplazamiento en el barrio de La Albuera.

Desde entonces se han ido incrementando los servicios que presta la asociación, que ahora abarcan desde la atención y apoyo a familiares a través de la atención psicológica, entrenamiento, capacitación y los grupos de autoayuda hasta el asesoramiento jurídico. Los servicios directos al enfermo son la ayuda a domicilio y el centro de día, con atención ocho horas diarias, transporte y servicio de comedor, suministrado por la cafetería del centro. Más recientes son los talleres de estimulación cognitiva, que comenzaron a desarrollarse con 10 personas y ahora hay cuatro grupos, con un total de 40 usuarios.

Falta de espacio

La falta de espacio y la necesidad de un centro de Alzheimer en Segovia son las principales reivindicaciones de AFA desde hace más de diez años. Por eso, lo más probable es que en poco tiempo la calle Andrés Reguera Antón deje de ser su hogar. En este sentido, la gerente de la asociación, Anabel de Pedro, explica que «las restricciones de las instalaciones impiden atender toda la demanda, por eso en estos momentos hay entre 15 y 20 personas a la espera de acceder a alguno de los servicios».

Este nuevo centro, que estaría financiado por la Junta de Castilla y León con el apoyo del Ayuntamiento, se situará en una de las parcelas municipales que se encuentran entre el barrio de Nueva Segovia y el de El Palo-Mirasierra, junto al futuro Palacio de Justicia y al parque del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Segovia. Eso sí. De Pedro prefiere no adelantar acontecimientos e ir con cautela, porque, según indica, «la Gerencia de Servicios Sociales ha dado el paso y asegura que el de Segovia es un caso prioritario, pero ya ha habido muchos arranques por parte de las instituciones. Incluso llegó a producirse la firma de un convenio, pero sin partida presupuestaria, por lo que nunca se ha llevado a cabo». Este sería el mejor regalo de cumpleaños para la asociación y para Segovia, que dejaría de ser la única provincia de Castilla y León que carece de un centro especializado en Alzheimer. «A todos nos da miedo este proyecto porque requiere una inversión grandísima, pero si no vamos en esa dirección, moriremos. Las listas de espera son demasiado largas y una persona con esta enfermedad no puede esperar, las necesidades son urgentes», advierte.

Dieciséis empleados

Actualmente trabajan en AFA dieciséis empleados y cinco voluntarios. La asociación cuenta con 410 socios, entre los que se encuentran familiares de los pacientes y colaboradores externos. Los talleres de día tienen 40 usuarios, mientras que al centro de día acuden 30 enfermos y 6 pacientes reciben el servicio de ayuda a domicilio.

Esta enfermedad está relacionada con mayores de 65 años, pero afecta especialmente a mayores de 70 y su incidencia es mucho más elevada a partir de los 80 años. No obstante, De Pedro indica que existe un mayor conocimiento y concienciación acerca de la patología por lo que se está consiguiendo un diagnóstico temprano que permite mayores avances.

En la misma línea, trabajan otras de las asociaciones de esta localización, como Down Segovia o Parkinson Segovia, que también cumple en diciembre de este año dos decenios ofreciendo diferentes a los enfermos. Atienden aproximadamente a 40 pacientes entre Segovia y Cuéllar y ofrecen servicio de fisioterapia, logopedia, apoyo psicológico y musicoterapia, además de asesoramiento y formación a las familias. Conservar la vida social de los enfermos de Parkinson y de las familias mediante viajes y actividades, así como la sensibilización de la sociedad y la desmitificación de la enfermedad, constituyen los pilares de esta asociación.

«Hay muchos tabúes y mitos con respecto al Parkinson y hay que desterrar la idea de que estos enfermos son personas mayores que tiemblan, porque ese estándar no es el real. Hay un número importante de pacientes que son mayores y tiemblan, pero también hay enfermos que rondan los 30 años y un grupo lo constituyen gente de entre 50 y 60 años. Además, no todo ellos padecen temblores, eso sí, un síntoma común es la rigidez muscular», explica la gerente de la asociación, Teresa Martín. En los últimos días, la entidad ha logrado solventar una de sus principales preocupaciones de este año, la falta de recursos económicos disponibles, que les impedía afrontar los gastos corrientes con normalidad. La demora de las subvenciones institucionales genera desajustes en caja importantes, por lo que Martín solicita tanto a la Junta como al Ayuntamiento que «tengan en cuenta las necesidades de estos centros y traten de otorgar las ayudas a principios de año, ya que en pleno julio todavía no se han concedido ni unas ni otras». En este sentido, insiste en que son asociaciones que no están para solicitar limosna, sino que dan un servicio a la sociedad que deberían prestar las administraciones y entiende que después de más de diez años trabajando para los enfermos, ya no deberían tener nada demostrar para obtener financiación.

Solo Pedro Arahuetes ha superado en años el mandato de Andrés Reguera Antón, alcalde de Segovia durante la Guerra Civil

Esta asociación, que cuenta con siete empleadas y personal voluntario esporádicamente, se mantiene gracias a las cuotas de los pacientes, de 80 euros al mes, a las acciones benéficas y a las ayudas que recibe de entidades privadas y de administraciones como la Junta de Castilla y León que le otorga algo más de 19.100 euros anuales, los 5.000 euros de la Diputación y los en torno a 2.000 euros que espera recibir este año del Ayuntamiento.

Eso sí, todas las asociaciones ubicadas en estas instalaciones municipales reconocen que su labor no sería viable si tuvieran que pagar un alquiler y determinados servicios como agua, luz, calefacción o mantenimiento y limpieza, que en este edificio asume el Ayuntamiento de Segovia.

Fotos

Vídeos