El cochinillo global

Jesús Martín (derecha), director de El Asador de Segovia, con su sobrino Marcos Vázquez en las instalaciones de la empresa. /A. De Torre
Jesús Martín (derecha), director de El Asador de Segovia, con su sobrino Marcos Vázquez en las instalaciones de la empresa. / A. De Torre

El Asador de Segovia lleva ocho años dedicado a la elaboración de preasados, que envía a cualquier parte del mundo

EL NORTESegovia

El cochinillo no para de adaptarse a los tiempos. Jesús Martín así lo entendió hace ocho años para crear El Asador de Segovia, una empresa de la familia del veterano restaurante San Marcos y dedicada a la elaboración de preasados de cochinillo,cordero y cabrito. «Fueron años muy duros –recuerda– ya que en esos momentos aunque teníamos el producto totalmente estudiado en cuanto a calidades y forma de elaboración nos faltaba dar el paso de poder ofrecerlo dentro y fuera de la provincia de Segovia».

Jesús Martín, director de la empresa, explica que «durante esos primeros años fueron muchas las propuestas hechas a futuros clientes de la restauración segoviana, pero vimos como cerraban las puertas y seguían asando de forma tradicional». «Continuaban apostando –añade– por poner en sus cartas que los asados tienen que ser por encargo, cuando les ofrecíamos que pudieran tenerlos todos los días del año». El argumento del Asador de Segovia era que sus productos «tienen mas de 60 días de consumo preferente, su terminado final es poco mas de 20 minutos y su conservacion es en camara frigorífica».

Vista la respuesta de los restaurantes, a Jesús Martín se le ocurrió expandir sus productos a escala nacional, por lo que decidió ir a exponer a la Feria Alimentaria de Barcelona y allí dar a conocer la marca. «Fue en esa ciudad donde se fraguaron los cimientos y comenzaron a salir los nuevos clientes por todo el territorio nacional e incluso en paises como Alemania, Rumania, Bélgica y hasta en Japón». Una vez que la máquina del Asador de Segovia se puso a rodar assitieron a otras ferias a las que ya son asiduos, como con su presencia en la Gourmet de Madrid, y con presentaciones con sus distribuidores en varias provincias españolas.

«Además de tener ya unos clientes consolidados durante todo el año de restaurantes y tiendas de alimentación en toda España llevamos seis años en que la segunda cadena mas grande de España, Carrefour, nos pide los asados para la campaña de Navidad en sus mas de 200 hipermercados repartidos por toda la geografia española», cuenta con orgullo Jesús Martín, al tiempo que señala que «este año una nueva cadena francesa, Lecrerc, con más de 30 hipermercados en España se ha sumado para poner en sus lineales los productos elaborados por el Asador de Segovia».

Visionario

El éxito de llegar a poder estar en tan pocos años a la altura de grandes empresas agroalimentarias, sin haber tenido conocimientos en este tipo de negocios, tiene para Jesús Martín una breve respuesta: «ser visionario». «Estamos en una sociedad en la que en poco tiempo se dejarán de usar las cocinas en las casas, ya que las nuevas generaciones no van a queren tirarse dos horas haciendo un asado, por lo que las empresas que apuesten por sacar productos elaborados de muy buena calidad van a tener un éxito asegurado», vaticina.

Jesús Martín rememora que cuando empezó «hubo mucha gente, también de la hostelería, que me trataba de manipulador de un producto tan apreciado en Segovia como el cochinillo e incluso me llegaron a llamar ‘el cocinero de bolsas de plastico’ y ahora muchos de ellos han ido incorporando las mismas técnicas y tecnologías que se usan en el Asador de Segovia».

Tambien recuerda como en los primeros años en la campaña de Navidad estuvo más de dos meses en los que dormía en las mismas instalaciones, ya que tenía que sacar hornos a las 3 y las 6 de la mañana y luego entrar a trabajar a las 8 de la mañana. «Posteriormente se ampliaron hornos y envasadoras y eso se quedo atrás como un recuerdo y no sé como mi familia aguantó ya que fue como si hubiera desaparecido de casa», cuenta.

En estos ocho años ha acumulado anécdotas como cuando «enviamos a la Casa Real unas muestras de los productos y a los pocos días recibimos un correo y una carta en la que nos mostraban su satisfacción por los productos que probaron y nos dio ánimos para seguir luchando por los preasados que elaboramos».

«También los restaurantes probaron los asados antes de salir al mercado para que nos dieran su parecer» y lo enviaron a establecimientos con estrellas Michelín como los de Joan Roca, Ferran Adriá, Arzak o Bersategui. «Ellos fueron nuestro combustible ya que a todos les pareció un producto único y nos animaron a poner en marcha el asador y se ofrecieron para cualquier tipo de asesoramiento», asegura.

Jesús Martín explica que «recientemente la empresa ha dado un vuelco y ha metido un nuevo motor al incorporar unas nuevas referencias para el cliente final que consisten en que el producto va ya dorado y terminado y casi en 15 minutos se puede tener un asado de cochinillo, cordero o cabrito con una calidad excelente».

24 horas

Pero El Asador de Segovia no se detiene y su nueva apuesta es 24 horas de servicio. Armando Martín, hijo de Jesús, ha realizado un estudio muy ambicioso en el que se propuso desbancar a las grandes empresas de distribución como Amazon, Mercadona y El Corte Inglés. «Para lograrlo ha diseñado un sistema en el que si un cliente solicita uno de nuestros productos antes de las 7 de la tarde lo podrá tener en su casa antes de las 10 de la mañana o a las 13:30 horas del día siguiente en cualquier punto de España, por lo que no llegaríamos casi a las 20 horas para servir el pedido», afirma Jesús Martín quien indica que «está claro que conlleva un coste que tampoco es elevado, siempre teniendo en cuenta que las mensajerías por las que se mandan son refrigeradas y son mas costosas que una tradicional».

La empresa multiplica sus pedidos ahora en Navidad y su tienda en Internet no para. Es lo que ocurre cuando el cochinillo es inquieto y se hace global.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos