El ‘cine de La Maura’, para los naveros

Fachada del edificio adquirido por el Ayuntamiento
Fachada del edificio adquirido por el Ayuntamiento / F. de la Calle

El Ayuntamiento adquiere la histórica sala Frontón Cinema por 240.000 euros, que se abonarán en cuatro plazos anuales

FERNANDO DE LA CALLENava de la Asunción

«Me ha dado alegría, pero también pena, porque me trae muchos recuerdos, pero me alegro de que sea para el pueblo». Son las palabras de Angélica de Santos, hasta ahora propietaria del cine de Nava de la Asunción, tras el anuncio de que el ayuntamiento ha comprado el inmueble que durante 60 años albergó la sala de cine Frontón Cinema.

La propiedad ha sido adquirida por una cifra final de 240.000 euros, que se abonarán en cuatro plazos anuales. «Ya nos dieron el primer pago, antes incluso de firmar los papeles, el jueves 29 de junio. La verdad es que las negociaciones no se han demorado mucho, vino el alcalde hace algo más de un mes, llegó con un precio más bajo y le dije que intentara subirlo un poco más. Volvió otro día con la cifra que finalmente ha sido y le dije que lo tendría que hablar con mi hermano y mi cuñada, pues de los tres propietarios del cine que éramos, ellos habían comprado la parte de mis primos, Pepito y Raúl. Mi hermano siempre me ha dejado gestionarlo a mí y ahora igual», señala Angélica.

Con cerca de 700 metros cuadrados, este antiguo frontón público está ubicado en pleno centro del pueblo, junto a la Plaza Mayor y el Ayuntamiento, y reúne unas características que lo hacen ideal para la celebración de eventos que requieran la asistencia de mucho público, condiciones de las que actualmente carecen los edificios municipales. «Me gustaría que además de cine se dedicara a cosas culturales, como teatro o algún concierto, pero primero lo tendrán que reparar un poco, porque lleva muchos años cerrado. Caían goteras y había que arreglar algo todos los años un poco. El piso está un poco peor, quizás tendrán que hacer más grande el escenario, quitando algunas butacas y acondicionar los camerinos», señala Angélica de Santos, quien echa la vista atrás para recordar toda una vida dedicada al cine. «Me ha dado muchas alegrías y si he hecho algo de dinero en mi vida, ha sido gracias al cine, pero he llorado muchas veces, como cuando se nos hundió el techo en un temporal. Además, cuando se vive del público te dan más de un disgusto, por ejemplo porque no les gustaba la película. A veces, cuando acababa, me tenía hasta que esconder», recuerda la propietaria del ‘cine de La Maura’, como popularmente lo conocían los naveros, por el nombre de la madre de Angélica. «Lo que más me gusta es que va a quedar ahí para siempre, para el pueblo. Y siempre que pase lo veré, porque ha sido mi vida, donde nacimos mi hermano y yo y donde nos hemos criado».

Las primeras gestiones para adquirir el Frontón Cinema se realizaron durante los primeros mandatos de Juan José Maroto como alcalde. En 2005, el entonces equipo de gobierno llegó a ponerse en contacto con la Consejería de Cultura de la Junta y con el Ministerio de Cultura, pero no existían subvenciones para la adquisición de edificios de estas características. Con el cierre de la sala en 2007, y tras llegada al poder municipal de Santiago de la Cruz, las conversaciones para adquirir la propiedad se reanudaron. «El arquitecto de entonces vino a verlo con una concejala y trató de desprestigiarlo, quizás para pagar menos. Me ofrecían una parte en dinero y otra en fincas. Pero ahí mi hermano me asesoró, diciéndome que yo no necesitaba parcelas, no nos interesó. Y ya no hubo más ofertas, hasta ahora», señala la propietaria del cine.

Durante sesenta años

El Frontón Cinema mantuvo su andadura comercial durante 60 años. La película americana ‘La carta’ inauguró las proyecciones en 1947 y la española ‘El orfanato’, echó el cierre, en 2007, a la que durante muchos años fue la única sala de cine de toda la provincia. Desde entonces, este emblemático edificio, uno de los que más cariño despierta entre los naveros, se ha vuelto a reabrir esporádicamente para entregas de premios, representaciones teatrales e incluso alguna proyección cinematográfica ocasional.

‘La carta’ inauguró las proyecciones en 1947 y ‘El orfanato’ echó el cierre en el año 2007

Dudas de la oposición

El portavoz de la oposición, Eduardo Verdugo, está a favor de la compra del cine, pero muestra su disconformidad por el momento elegido y por no habérsele facilitado aún el expediente para consultar la nueva adquisición municipal. «Nos gustaría saber qué tasación se ha hecho, cómo se justifica ese gasto, qué partida es la que había en el presupuesto para poderla ejecutar y cómo se ha negociado y firmado ese contrato», señala.

«¿Para qué compramos el cine en este momento, para justificar que lo llevábamos todos en el programa electoral? Si es así, de acuerdo, pero lo que no nos parece bien es el momento. También habría que preguntarse si el precio es el justo y eso depende de cómo esté hecha la tasación municipal. Y recordemos que el cine no está para tirar cohetes, habrá que hacer una reforma importante y saber cuánto cuesta la obra realmente para ponerlo en marcha, porque no solamente es comprar el edificio. Habrá que hacer un estudio previo para que no pase como en el nuevo polideportivo».

El líder de la oposición critica también la reciente política de contratos. «Desde hace una temporada, Maroto está cubriendo los dos primeros años después de que no esté, haciendo contratos de cuatro años en personal, servicios, compras... Salga el que salga en las próximas elecciones, los dos primeros años estará hipotecado», dice Verdugo.

Fotos

Vídeos