Cincuenta dudas y errores técnicos vuelven a lastrar el pliego de los autobuses

Ramón Muñoz-Torrero, concejal de Tráfico, lee documentos antes de intervenir./Antonio de Torre
Ramón Muñoz-Torrero, concejal de Tráfico, lee documentos antes de intervenir. / Antonio de Torre

El equipo de gobierno socialista está obligado a rectificar y esperar el fallo del Tribunal de Recursos Contractuales

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La alcaldesa de Segovia no está dispuesta a que intereses empresariales le marquen el paso. Clara Luquero lanza una pregunta al aire (aunque ella sabe la respuesta): «¿Quién ha de definir las características técnicas de los autobuses, los técnicos municipales o deben ser los carroceros de España?». La regidora apuesta por los primeros, aunque a los segundos les otorga el beneficio de la defensa legítima de sus lentejas, aunque entre las prioridades de ese sector concreto dentro de la automoción «no están los intereses de los segovianos». Así, toca esperar a lo que decida el Tribunal de Recursos Contractuales de Castilla y León.

La oposición en el Ayuntamiento de Segovia critica la gestión de la Concejalía de Tráfico y lamenta el nuevo retraso en el trámite

El recurso de la Asociación Nacional de Fabricantes de Carrocerías de Autobuses impugnó el pliego de contratación del servicio de transporte urbano de la capital, ese documento arduo y complejo que ha tardado dos años en parirse. Sin embargo, este viernes el pleno del Ayuntamiento de Segovia ha tenido que recular y rectificar varios anexos.

«Ha habido falta de concentración», confiesa el concejal de Tráfico

l concejal de Tráfico, Ramón Muñoz-Torrero, asumió en el pleno de ayer que hay cuestiones que su departamento no ha llevado a cabo correctamente en la tramitación y elaboración del pliego para la contratación del transporte urbano de viajeros en la ciudad. De ahí, el aluvión de consultas, que no tanto de errores, precisa el edil al rebatir las quejas de los grupos políticos en la oposición. Sea como fuere, los escritos presentados por tres empresas diferentes con sus pertinentes alegaciones al documento han dejado al descubierto un puñado importante de «incorrecciones materiales», admitió el concejal.

Como ya ocurrió este verano cuando reconoció el «olvido» relacionado con la creación y el reglamento de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, Muñoz-Torrero volvió ayer a entonar un ‘mea culpa’ durante el debate del dictamen de rectificación del pliego. «Ha habido falta de concentración», confesó al referirse a los aspectos técnicos.

Esgrimió en su descargo la complejidad y amplitud de la documentación. El edil de Tráfico precisó que, entre el medio centenar de incidencias detectadas, «algunas están justificadas y otras no tanto». Entre los fallos hallados en los anexos del documento están, por ejemplo, la denominación y nomenclatura de paradas, el orden de estas en un itinerario o la ausencia en otros. En cuanto a las características generales, el dictamen para la rectificación también contempla la corrección de horas de inicio y fin de servicios o, en algún caso, la frecuencia de paso de los futuros autobuses.

A pesar de las críticas, UPyD-Centrados en Segovia votó a favor del dictamen, mientras que PP, IU y C’s se abstuvieron, sobre todo para que no haya más palos en las ruedas de este procedimiento administrativo. Precisamente, Muñoz-Torrero amparó este paso atrás en la voluntad del equipo de gobierno municipal del PSOE de avanzar a partir de ahora dentro de un marco de «seguridad jurídica» que avale el pliego y salvaguarde de más impugnaciones.

Los grupos de la oposición –Partido Popular (PP), UPyD-Centrados en Segovia, Ciudadanos (C’s) e Izquierda Unida (IU)– dejaron patente el descontento con la gestión de la Concejalía de Tráfico. Unos más vehementes y otros más templados, los cierto es que todos coincidieron en señalar al departamento que dirige Ramón Muñoz-Torrero como responsable de este nuevo retraso en la tramitación después de más de año y medio. También lanzan sus dardos a la diana de la empresa externa que elaboró el pliego de condiciones que ahora toca subsanar.

Sanción a la empresa

En este sentido, el portavoz de UPyD-Centrados en Segovia instó a que, de confirmarse los cincuenta errores, se solicite una sanción para la compañía a la que se encargó la redacción de la documentación concerniente a la licitación. Asimismo, Cosme Aranguren sugirió en su intervención que se expediente a los técnicos del Ayuntamiento que hayan participado en la elaboración.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, María José García Orejana, también mostró su perplejidad por la cantidad de incidencias recibidas: «Es incomprensible». También abogó por esperar a lo que dictamine el Tribunal de Recursos Contractuales de Castilla y León sobre la impugnación del pliego interpuesta por la Asociación Nacional de Carroceros de Autobuses y, en el caso de que fuera contraria a los intereses del Ayuntamiento, acatar la resolución para no empeorar y alargar más el proceso de la renovación del servicio de transporte urbano.

Izquierda Unida también recriminó al equipo de gobierno socialista «la gestión ineficaz» desarrollada en este asunto, a pesar de contar con una empresa externa que ha trabajado durante meses. El portavoz de IU en el Consistorio, Ángel Galindo, dejó caer la petición de dimisión del concejal de Tráfico.

Retirada de cláusula

Más beligerante fue la portavoz del PP municipal. Raquel Fernández advirtió de que si prospera la alegación de los carroceros, «es posible que nos veamos en un contencioso». Y la experiencia litigadora del Ayuntamiento no augura buenos presagios, añadió. También manifestó su temor a que, ante las condiciones del pliego, solo haya una empresa que cumpla con los requisitos exigidos, lo que, a juicio de Fernández, «sería un veto por defecto a la libre competencia porque se favorece a las compañías más potentes». Por eso, el grupo popular pidió sin éxito la retirada de la cláusula que establece que los vehículos han de ser compactos, es decir, sin que tengan por un lado la carrocería y por otro el chasis. Dicha condición excluye a muchas firmas y deja la contratación en manos de apenas tres empresas que fabrican autobuses de estas características, prosiguió con su argumentación la portavoz del PP en el Ayuntamiento.

Raquel Fernández alertó también de la potencia del motor y se preguntó por las marcas que cumplen a la vez todas las condiciones. Se respondió a sí misma reiterando que el documento favorece a las empresas más importantes y con más medios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos