Cien pisos turísticos del centro de Segovia serán ilegales

Unos turistas transitan por una cnétrica calle de Segovia con sus maletas y equipajes. /A. Tanarro
Unos turistas transitan por una cnétrica calle de Segovia con sus maletas y equipajes. / A. Tanarro

El demorado Plan Especial de Áreas Históricas que se ha de aprobar solo contempla bloques enteros que se alquilen durante periodos cortos de tiempo

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Ruidos, molestias y comportamientos incívicos en bloques de pisos en los que habitan los ciudadanos es lo que quiere evitar el Ayuntamiento de Segovia con la aprobación del Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (Peahis), prevista para final de mes. Ante la proliferación de viviendas vacacionales (pisos o apartamentos turísticos) en edificios residenciales del casco histórico, el Ayuntamiento ha decidido echar el freno. Desde el pasado mes de septiembre, el Consistorio no ha concedido ninguna de las licencias solicitadas y a partir de la aprobación del plan de áreas históricas la medida será definitiva: ninguna vivienda individual del casco histórico y zona de influencia de este plan de protección podrá ser usada con fines turísticos.

Así de tajante se muestra el concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera, quien indica que la única alternativa será solicitar autorización para bloques completos que se utilicen como negocio para el alquiler durante cortos periodos de tiempo o que estén dotados de una entrada independiente. Por tanto, deberán de cumplir la normativa que afecta a cualquier establecimiento hotelero en cuanto impuestos, requisitos de construcción, de alojamiento o medidas antiincendios y de seguridad.

«No podemos consentir que el casco histórico sea un parque de atracciones» alfonso reguera, concejal de urbanismo de segovia

Se trata de una decisión que ha contado con el consenso de todos los grupos con representación municipal. Según Reguera, el objetivo de Segovia en materia de urbanismo es claro: luchar contra la despoblación del casco histórico favoreciendo la calidad de vida de las personas que lo habitan.

Segovia quiere potenciar en el centro una zona residencial media-alta que garantice la ocupación y, por tanto, la conservación de los edificios históricos que alberga. Fiestas, despedidas de solteros y otros usos turísticos podrían llevar a las personas que residen habitualmente en estos edificios a trasladarse a zonas más tranquilas de la ciudad. «La mezcla de usos no da buenos resultados», insiste el concejal.

A su juicio, no se puede permitir que el centro de Segovia se reoriente hacia la vivienda turística porque aporte más beneficios a los propietarios a costa de poner en riesgo su habitabilidad. Tampoco se puede consentir que se convierta en «un parque de atracciones que abre a las nueve de la mañana y cierra a las diez de la noche», ya que supondría un cambio radical del concepto de la ciudad.

Aunque la situación no es la misma que en Madrid, Barcelona o Palma de Mallorca, más de 460.000 turistas pasan por Segovia cada año y el riesgo de caer en un modelo marcado por cascos históricos deshabitados y dedicados casi en exclusiva a los visitantes es alto.

Alquileres más caros

Las consecuencias de este modelo monopolizado por el turismo serían inmediatas, según Reguera, quien destaca entre los principales perjuicios el incremento de los precios del alquiler hasta niveles que las familias medias no podrían permitirse.

Además de un casco histórico abandonado, así como la desaparición del pequeño comercio y la vitalidad de la zona. En los últimos meses, el Ayuntamiento ha recibido catorce solicitudes para obtener licencia de apartamentos turísticos, es decir, de aquellos que tienen al menos dos viviendas en un mismo bloque, y otras 34 licencias de viviendas de uso turístico individual. De las 48 solicitudes, tan solo se ha concedido hasta la fecha una licencia en la zona de Los Jardinillos de San Roque. El resto o están denegadas por no cumplir la normativa urbana o se encuentran en proceso de tramitación.

Las viviendas de uso turístico son una opción cada vez más demanda; en Segovia ocupan el tercer puesto en cuanto a lugares elegidos para pernoctar. La encuesta sobre 'Comportamiento y perfil del visitante de la ciudad de Segovia en 2017', elaborada por la Universidad de Valladolid, revela que el 10,6% de los turistas eligió en 2017 este tipo de alojamientos, solo después de los hoteles, que cuentan con una cota del 69,3% y las casas de familiares, que son la opción elegida por el 11,5% de las personas que pernoctan. Por detrás de los pisos turísticos se sitúan las casas rurales, las segundas viviendas y los campings.

Entre 18 y 170 euros

En los portales de alquiler de alojamientos vacacionales existen más de 150 viviendas de este tipo en Segovia capital, con precios que oscilan entre los 18 euros la noche por una habitación y los 170 euros por un apartamento completo. De ellos, cerca de un centenar se ubican en la zona centro de la ciudad, dos en Nueva Segovia y cuatro en Zamarramala. Por tanto, la mayoría se encuentran en el área de influencia del Peahis, que incluye Las Canonjías, la Judería, San Esteban, el barrio de los Caballeros, San Martín, San Lorenzo, el entorno de la plaza Oriental, San Millán o Santo Tomás, por lo que en breve serán considerados ilegales por la normativa municipal y, por tanto, por la autonómica.

Tan solo podrán seguir ejerciendo legalmente su actividad los cuatro bloques de apartamentos turísticos existentes. Entre ellos figuran como autorizados el Urban Hostel, que se encuentra en la calle Cervantes, ocho apartamentos en la calle Refitolería, Alojamientos Alcázar en la calle Velarde y otros tres modelos de apartamento para dos, cuatro y seis personas en la calle Ronda de Don Juan II.

El alquiler de pisos es una moda que ha proliferado en los últimos cincos años, según Reguera, debido al impulso de las plataformas digitales. Antes se producía de forma mucho más moderada y se daba el alquiler por quincenas o el intercambio de viviendas. Sin embargo, cuando realmente ha afectado a la vida de la ciudad ha sido a través de la explosión que han generado las páginas web que se encargan de publicitar viviendas vacacionales con la única condición de registrarse previamente.

El concejal advierte de que esta modalidad no es la más garantista para los clientes, ya que corren el riesgo de ser engañados al ser pisos que no cumplen los estándares de calidad. Por eso, también anima a aquellos que decidan alojarse en la ciudad a que apuesten por la amplia oferta de alojamientos legales con cerca de 4.000 plazas disponibles en Segovia.

Sanciones leves

Tanto el Ayuntamiento como la Junta de Castilla y León se encuentran en una fase de puesta en marcha y adaptación a la nueva normativa. En el caso municipal, las sanciones que incluye el plan de disciplina urbanística empezarán a aplicarse a partir de la entrada en vigor del Plan Especial de Áreas Históricas. Sin embargo, estas serán leves y partirán de los mil euros, «porque no es una infracción que suponga una actividad totalmente distinta ni hay una destrucción patrimonial», afirma Alfonso Reguera.

«No se trataría de una infracción que suponga una actividad totalmente distinta ni hay una destrucción patrimonial» alfonso reguera, concejal de urbanismo de segovia

No obstante, reitera que estas viviendas tienen que ser perseguidas más que por el uso urbanístico, por las posibles irregularidades fiscales que conllevan. En este sentido, el concejal de Urbanismo considera que no debería de tratarse de la misma forma una actividad industrial como es el alquiler de pisos turísticos, que deberían de tener licencia y alta en la Seguridad Social del propietario, que el alquiler particular. En su opinión, esta diferencia tendría que marcarse a nivel de tributación, porque son viviendas por cuya actividad no se está declarando a Hacienda.

En cuanto a la posibilidad que estudia el Ejecutivo de Mariano Rajoy de otorgar más margen de actuación a las propias comunidades de vecinos para que tomen la decisión de permitir esta actividad en sus bloques, Reguera apunta que la democracia a esos niveles es muy relativa: «No es una regulación que pueda contraponerse a la norma municipal porque no puede tener carácter normativo». Además, no cree que fuese una decisión justa en los bloques en los que un mismo vecino cuenta con más del 50% de los pisos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos