Chocolatada para dar visibilidad

Varias personas disfrutan del chocolate que organizó ayer Aspace Segovia. /Antonio De Torre
Varias personas disfrutan del chocolate que organizó ayer Aspace Segovia. / Antonio De Torre

Aspace Segovia organiza un «punto de encuentro» cuyos beneficios irán destinados íntegramente a costear las terapias

EVA ESTEBANSegovia

Dar visibilidad a las personas con parálisis cerebral y crear un punto de encuentro entre las familias afectadas. Esos son los dos objetivos con los que un año más, la Asociación de Atención a Personas con Parálisis Cerebral y Discapacidades Afines (Aspace) de Segovia organizó ayer su ya tradicional chocolatada. «Queríamos salir a la calle en época de Navidad porque es justamente en estas fechas cuando nos acordamos más de que hay gente que necesita ayuda», explica la directora de la entidad, María de Pablos.

Todo aquel que ayer por la tarde pasara por la avenida del Acueducto pudo disfrutar de un chocolate solidario a «precio simbólico» y cuyos beneficios irán destinados «íntegramente» a costear las terapias:«No se gasta ni un solo euro que no repercuta directa o indirectamente sobre las familias,», asegura de Pablos.

Se desconoce la población segoviana que padece parálisis cerebral y «enfermedades neurológicas afines» porque, tal y como apunta la directora de Aspace, «no existe un registro». En la actualidad, en la provincia existen dos niños de siete y nueve años que se les alimenta por gastrostomía, es decir, «que necesitan una máquina para insuflarles oxígeno en los pulmones porque tienen una respiración muy superficial». Afortunadamente, dice de Pablos, nada tienen que ver los datos de «parálisis cerebral pura» con los de hace 30 años. «Los auténticos casos de parálisis cerebral son los producidos por falta de oxígeno en la parte de gestación, una preeclampsia, tensión alta o un parto complicado de hacer cesárea, y los médicos son capaces de detectarlo».

40 familias

Aspace nació en Segovia en el año 2002 con un objetivo principal: cubrir una vacante inexistente hasta entonces en la provincia. «Era la única provincia de España en la que no existía», afirma De Pablos. En la actualidad son 40 familias las que forman parte de la organización, aunque no solo se presta atención al afectado: «Tratamos también a hermanos y padres mediante ayuda psicológica», prosigue. Al mismo tiempo, les asesoran sobre terapias, logopedas o apoyo educativo:«El precio de las terapias en mercado cuesta cerca de 800 euros mensuales, por lo que muchas veces necesitan una orientación» concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos