Cuando el chef es tu vecino de al lado

Los participantes en la iniciativa posan con los recetarios. /M. Rico
Los participantes en la iniciativa posan con los recetarios. / M. Rico

La asociación vecinal del barrio La Cuesta-El Salvador celebra una nueva edición del intercambio de propuestas culinarias

MÓNICA RICOSegovia

Con las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina, son muchos los que están pensando ya en las comidas y cenas de esos días, que reunirán en torno a las mesa a familiares y amigos. No faltarán las recetas clásicas, pero quienes estén dispuestos a innovar para ofrecer a sus comensales nuevos platos, tienen una magnífica oportunidad de hacerlo gracias al intercambio de recetas, una iniciativa puesta en marcha hace cuatro años por la Asociación de Vecinos Barrio La Cuesta-El Salvador.

Un año más, se pidió a los vecinos que participaran compartiendo una receta para así poner en común las distintas creaciones culinarias de los participantes y reunirlas en un pequeño recetario, que se entregó la noche del pasado sábado, en un acto que tuvo lugar en la sala de actos Cronista Herrera y en el que los vecinos compartieron también un aperitivo con distintas elaboraciones, algunas de las cuales forman parte del pequeño libro que recoge sus platos de este año. Durante la noche también se hizo entrega de la cesta de Navidad que la agrupación ha sorteado entre sus socios.

El intercambio de recetas ha vuelto a tener muy buena acogida. En esta edición se han reunido 23 propuestas gastronómicas, que se suman así a las más de 60 recopiladas en las tres convocatorias anteriores. La iniciativa tiene el doble objetivo de compartir las creaciones con otros vecinos y que las recetas, tanto tradicionales como novedosas, no se pierdan y se transmitan de generación en generación, no solo de manera oral sino también por escrito.

La iniciativa, que está organizada por Elena Núñez y Belinda Ferreira, cuenta entre las nuevas 23 recetas con todo tipo de platos, algunos más tradicionales, otros innovadores, aperitivos, primeros, segundos y postres. Las promotoras agradecieron a los participantes su generosidad e implicación en el proyecto y fueron entregando uno a uno los recetarios, acompañados de un pequeño regalo, una colorida brocha de silicona para cocinar.

En el nuevo recetario se pueden encontrar creaciones como la que convierte el almuerzo del segador en un innovador canapé con pasta filo; mermelada de pimientos para acompañar o degustar sola y tapenade para untar en distintos panes.

Como entrantes o primeros platos, dependiendo de la cantidad o de lo que se quiera servir, aparecen platos como alcachofas con almejas, espaguetis de calabacín con langostinos y setas, langostinos en salsa, pastel de carne o quiche Lorraine. Para los amantes del pescado, creaciones tan suculentas como dorada en salsa de gambas, milhojas de trucha con patatas y verduras, chipirones de Mariaje o salmón marinado. Quienes prefieran cocinar carne, en el recetario pueden encontrar caldereta de cordero, conejo con castañas y setas, redondo a la cerveza y rabo de toro.

Para acabar una buena comida no podía faltar un final dulce. En el recetario de la Asociación de vecinos aparecen propuestas como bollos suizos, los huesitos de Dounia (una tarta de oblea y crema de chocolate), cabello de ángel y una elaboración con este ingrediente, como es una empanada de cabello de ángel, cocadas, mouse de café o cookies de chocolate, nueces y naranja sin gluten. En definitiva, un pequeño libro lleno de ricas sugerencias, con elaboraciones sencillas y que cualquiera puede realizar en su cocina. Deliciosas creaciones, que con toda seguridad aparecerán los próximos días, o en cualquier momento del año, en las mesas de muchos de los vecinos de los barrios La Cuesta y El Salvador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos