El PP censura el retraso de la Casa de la Lectura de Segovia

Edificio de la antigua Biblioteca Pública y futura Casa de la Lectura./A. de Torre
Edificio de la antigua Biblioteca Pública y futura Casa de la Lectura. / A. de Torre

«Ni siquiera la propia alcaldesa puede asegurar que estará lista para el mes de octubre», señala Raquel Fernández

EL NORTESegovia

«La Casa de la Lectura sigue con las puertas cerradas y la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, ni siquiera puede asegurar si estará lista para el mes de octubre, lo que pone de manifiesto, una vez más, la falta de eficacia en la gestión del equipo de gobierno», señala en una nota de prensa la portavoz municipal del PP, Raquel Fernández.

El grupo municipal del Partido Popular lamenta el año de retraso que acumula ya la Casa de la Lectura, prevista para el edificio de la antigua Biblioteca Pública, en la calle de Juan Bravo.

Los populares recuerdan que, meses antes de que el Estado les entregara las llaves, tanto la alcaldesa como la concejala de Cultura declararon que el Ayuntamiento había «hecho sus deberes» y que en cuanto se produjera la cesión oficial del edificio, en un par de meses se abriría la Casa de la Lectura. «La cesión se produjo el 28 de junio de 2016, ha pasado más de un año y seguimos con el edificio cerrado», recuerdan los populares.

Según el PP, durante estos meses «hemos asistido a un continuo aplazamiento en las fechas y a constantes excusas en forma de problemas administrativos o de otro tipo, que tendrían que haber tenido previsto desde un principio si es que realmente tenían el proyecto elaborado y todo definido como así anunciaron».

Para el grupo municipal popular, la Casa de la Lectura es «un ejemplo más» de la improvisación del gobierno socialista a la hora de trabajar, de su falta de previsión y sobre todo de vender logros sin tener nada conseguido ni definido», en palabras de la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Raquel Fernández. «La Casa de la Lectura se suma a la larga lista de asuntos inacabados junto al CAT, el PEAHIS o el nuevo contrato del transporte urbano», añade.

«Sorprende ver cómo convierten en normal algo que si hubieran hecho otros grupos políticos lo hubieran criticado hasta la saciedad, y la realidad es que la Casa de la Lectura no está abierta, los nuevos autobuses no sabemos cuándo estarán funcionando, no tenemos un planeamiento urbanístico definido ni tampoco dinero para invertir en calles, agua o infraestructuras ya que en los últimos años los impuestos de los segovianos se han destinado únicamente al CAT y al pago de sentencias desfavorables», apunta Raquel Fernández.

Fotos

Vídeos