La capilla de La Magdalena de Cuéllar recupera el esplendor original

Detalle del retablo barroco de la Capilla de La Magdalena. /M. R.
Detalle del retablo barroco de la Capilla de La Magdalena. / M. R.

Turismo ha realizado una limpieza integral de todo el espacio y ha instalado una nueva iluminación

MÓNICA RICOCuéllat

La capilla del antiguo hospital de La Magdalena luce en todo su esplendor ya este fin de semana, cuando ha abierto sus puertas al público tras unas semanas de obras que se han centrado en su limpieza y la instalación de nueva iluminación. Se pone en marcha así el tercer producto turístico remodelado desde la finalización de Las Edades del Hombre, que se suma a la oferta turística municipal del año 2018. La concejala de Turismo, Nuria Fernández, que presentó los trabajos acompañada del alcalde de Cuéllar, Jesús García, señaló que, aunque ya se habían realizado en el inmueble algunas intervenciones de cara a Las Edades, ahora se ha tratado de dotarla de mayor atractivo. Para ello se ha remodelado toda la iluminación de la capilla, con lo que se ha intentado dar mucha prioridad a algunos elementos como las bóvedas, «que son magníficas», y a la vez se ha jugado con las luces para diferenciar el espacio dedicado a la exposición permanente de La Judería, que alberga el lugar, de la propia capilla.

Además del cambio de la iluminación, Fernández destacó que se ha realizado una limpieza integral de todo el espacio, tanto paredes como bóvedas o retablos. Y una curiosidad, puesto que durante la limpieza del retablo mayor, en una de las ocasiones en las que la propia concejala supervisaba los trabajos, en la parte más alta del mismo se halló un pequeño documento, que, según la archivera municipal puede datarse en el siglo XVIII. Aunque se desconoce el año exacto de su escritura, sí está fechado un 3 de noviembre e incluye la inscripción «Pacerás en casa de dicho que el dorado, y le pedirás media docena de panes de oro para un remedio para un pobre, y le pagarás lo que fuese. Manda y quédate con Dios, y que te guarde muchos años. Tu afectuoso».

Este curioso documento se podrá ver en una vitrina que se instalará después de Semana Santa y junto al cual estarán otros, como una reproducción del estatuto de la Fundación del hospital de La Magdalena, por parte del Arcediano Gómez González, del año 1424, así como dos bulas papales que se otorgaron a la propia capilla para aquellos que rezaran o se confesaran en la misma, y que datan de 1425.

Fernández destacó que, además de la limpieza de los retablos, también se ha realizado la catalogación del retablo mayor, trabajo realizado por la archivera municipal, Julia Montalvillo, y que ha arrojado información como que la construcción del mismo se inició en el año 1699, terminando con el dorado en el año 1703, cuando se realizó una gran fiesta en la localidad con motivo del regreso del Santísimo a la capilla desde Santo Tomé, donde se había llevado años antes debido al inicio de las obras. La capilla se completa también con nuevos elementos, como tres cuadros procedentes de la misma y que se han instalado en distintos espacios. Se encontraban custodiados en el Ayuntamiento, lugar al que se llevaron porque se temía su deterioro en momentos en los que la capilla era un espacio que utilizaba mucha gente. «Al remodelar hemos creído que era el momento oportuno de que regresaran a la capilla», afirmó Fernández, que también señaló que se han elaborado unas audioguías que se puede descargar en teléfonos móviles y a través de la cual se puede obtener toda la información referente al lugar.

La capilla abre sus puertas este fin de semana y de forma permanente hasta el 2 de abril, puesto que se incluye dentro del programa de apertura de monumentos de la Junta de Castilla y León. Su horario de visita será de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas. Posteriormente, se podrá visitar los fines de semana y desde allí saldrán las visitas guiadas por el casco histórico del municipio. Durante esta campaña la visita es gratuita, y después se realizará una entrada combinada junto a la iglesia de San Esteban, cuyo precio será módico, según señaló la concejala.

Uno de los elementos en los que se han centrado buena parte de los trabajos de recuperación de la capilla de La Magdalena ha sido su retablo mayor, donde, además de la iluminación y la limpieza, se ha realizado un exhaustivo trabajo de documentación, que ha llevado a cabo la archivera municipal, Julia Montalvillo, que apuntó que en las cuentas del hospital de La Magdalena se han constatado pagos para ello desde 1699 hasta 1704.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos