Así será la Cabalgata de los Reyes Magos de Segovia

El títere luminoso Dundu (a la derecha), durante la cabalgata de 2015 en Segovia./Antonio Tanarro
El títere luminoso Dundu (a la derecha), durante la cabalgata de 2015 en Segovia. / Antonio Tanarro

El recorrido ha sufrido una pequeña variación en su itinerario por la Plaza Mayor para pasar junto al belén

QUIQUE YUSTESegovia

Todo listo. Solo falta esperar a que llegue al soñado día para que los miles de niños segovianos puedan disfrutar de la noche más mágica del año. El Ayuntamiento de Segovia ya ha preparado todos los elementos para que los Reyes Magos de Oriente acudan el próximo 5 de enero a su cita con los más pequeños en una tarde que volverá a llenar las calles de la ciudad de sonrisas, alegría e ilusión. Y también de asombro, porque Melchor, Gaspar y Baltasar llegarán a Segovia en una comitiva en la que las luces y la música volverán a tener gran protagonismo, sin obviar la espectacularidad que siempre ofrece el patrimonio de Segovia con el Alcázar, la Catedral o el Acueducto como testigos de lujo del paso de sus majestades.

La presencia de los Reyes Magos de Oriente en la ciudad está más que asegurada. Ya puede llover, tronar o nevar que los niños tendrán su oportunidad de transmitir sus deseos a sus majestades. La ilusión todo lo puede, también a las inclemencias meteorológicas en el caso de que estas se produjesen. Si se diera tal circunstancia, el Ayuntamiento adaptaría el recorrido de la comitiva para reducir su presencia en la calle y repartiría chubasqueros para soportar mejor el mal tiempo. «Los niños no entienden que los reyes se asusten por las circunstancias meteorológicas», expuso la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, para confirmar la presencia de Melchor, Gaspar y Baltasar en Segovia independientemente de las circunstancias del tiempo.

No obstante, el deseo de todos es que la tarde acompañe para que no se pierda un gramo de fantasía. Y en Segovia, pocos lugares hay más mágicos que el Alcázar, antigua residencia de reyes que volverá a ser el emplazamiento elegido para que otro tipo de monarcas, los Reyes Magos de Oriente, inicien su cita anual con los niños segovianos. «Ver salir a los Reyes Magos de Oriente de una fortaleza como el Alcázar le añade verosimilitud», expuso la alcaldesa durante la presentación de la cabalgata. En los jardines de la Reina Victoria Eugenia se darán cita, como cada año, los más impacientes por contemplar a Melchor, Gaspar y Baltasar. Allí también podrán disfrutar de un espectáculo de ‘mapping’ (la proyección de imágenes y juegos visuales sobre la fachada del Alcázar), efectos pirotécnicos, texto y música que durará cerca de diez minutos.

Una vez concluido, la comitiva saldrá de la fortaleza. Un séquito de más de cuatrocientas personas, entre integrantes de su cortejo, porteadores, músicos, actores y volunáticos de la Plataforma de Voluntariado Cultural de Segovia acompañarán a sus majestades, que serán trasladados en andas por la calle de Daoíz hasta llegar a la Plaza Mayor, donde Melchor, Gaspar y Baltasar se subirán a sus reales carrozas y donde se encuentra la única novedad del recorrido. Si tradicionalmente la comitiva cruzaba la plaza por el lado más próximo a la Catedral, al final de la Calle Real y a la iglesia de San Miguel, en esta ocasión lo hará por el lado contrario, el más cercano al Ayuntamiento de la ciudad y al teatro Juan Bravo, con el objetivo de que la cabalgata discurra a escasos metros del belén ubicado este año junto a la fachada del Consistorio.

No faltarán a su cita con sus majestades Os Batucanes, la Orquestina del Valle o La Troupé de la Merced para poner la nota musical a una comitiva que contará nuevamente con el atractivo de Dundu. Esta figura luminosa, de cinco metros de altura y de una compañía alemana del mismo nombre, regresa a Segovia dos años después para volver a entretener a jóvenes y mayores con su bondad y su constante interacción, elegante a la par que graciosa, con el público asistente a la cabalgata.

En torno a las ocho y media de la tarde, los Reyes Magos, Dundu y el resto de la comitiva llegarán a la plaza del Azoguejo tras pasar por Cronista Lecea, la calle de San Agustín y descender por la Cuesta de San Juan. A los pies del Acueducto, Melchor, Gaspar y Baltasar escucharán los deseos de los niños segovianos, quienes podrán dialogar con los mágicos personajes para recordarles los regalos que seguro ya habrán plasmado en sus cartas.

Música para amenizar

En la plaza del Azoguejo, uno de los lugares que concentra una mayor cantidad de público, se podrá seguir el transcurso de la cabalgata a través de una pantalla colocada en la terraza de Santa Columba. Además, la Banda de la Unión Musical Segoviana, que también estará presente en el resto del recorrido, se adelantará a los cortejos reales para hacer más amena la espera a los pies del Acueducto, mientras que un intérprete del lenguaje de signos transmitirá lo que vaya ocurriendo en la comitiva en el escenario colocado junto al monumento romano.

«Es una cabalgata que se identifica con la ciudad y que no tiene ese aire de profesionalidad de otras, pero que tiene un toque ciudadano y espontáneo del que estamos muy orgullosos», declaró Clara Luquero sobre un evento que tendrá un presupuesto de 65.000 euros –una cantidad similar a la de pasadas ediciones–, de los cuales 14.000 son para la compañía alemana encarga de Dundu y el resto para la seguridad, la iluminación y el resto del operativo, como los más de 1.500 kilos de caramelos y gominolas sin gluten que se repartirán durante la cabalgata. Además, en el escenario ubicado en el Azoguejo se podrán pedir caramelos sin azúcar para los niños diabéticos.

Para que todo transcurra sin problemas, la Policía Nacional y la Policía Local han preparado un operativo especial de seguridad que la alcaldesa no detalló, para no dar facilidades a los posibles delincuentes, que consta de más agentes y que también se podrá comprobar en la Carrera de Fin de Año que tendrá lugar este domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos