«Se han alojado con familiares, pero lo han perdido todo»

Los vecinos se acercar a ver el suceso en la noche del miércoles. / El Norte

En la vivienda de Fuenterrebollo donde se originó el fuego, que ha destruido tres casas, vivía un matrimonio recién jubilado

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El alcalde de Fuenterrebollo, Gonzalo Vivancos, está desolado. Pendiente desde las cinco y media de la tarde del miércoles del fuego que se desató en el número 10 de la avenida de José Antonio, este jueves está cansado pero aliviado, porque el suceso podría haber tenido unas proporciones descomunales. Los bomberos aún están determinando la extensión de los daños, y por el momento descartan que un cuarto inmueble esté afectado de gravedad, relata Vivancos.

El fuego ha destruido tres casas contiguas en la avenida principal de Fuenterrebollo, que en el pueblo también conocen como 'la Carretera', pues es la vía principal que va a Navalilla y Aranda de Duero. Son casas antiguas, con estructura de madera y con sobrados bajo cubierta, como suelen ser las de los pueblos, y eso facilitó la propagación de las llamas por los tejados.

Aunque los bomberos actuaron con rapidez (se desplazaron en cuanto fueron avisados dotaciones de Segovia capital y de Cantalejo), el fuego prendió en las estructuras de madera de los tres inmuebles, pegadas por las paredes medianeras y cuando llegaron ya ardía la cubierta entera.

Las llamas alcanzaron varios metros de altura y al ceder las vigas cayeron los tejados y cedieron los forjados; de las casas de tres plantas solo han quedado los muros exteriores, con una longitud en la calle de 18 metros.

Los bomberos dieron por controlado el fuego pasadas las tres de la madrugada. Quedó un retén en el lugar del suceso, y a las cuatro y cuarto tuvieron que volver porque les avisaron de que se había reavivado en la casa colindante, señala el jefe del Servicio de Extinción de Incendios de Segovia, José Luis del Pozo. Quedó extinguido de madrugada en los inmuebles afectados, aunque aún se veía humo.

Esta mañana había humareda en una cuarta casa, pero los bomberos han comprobado que «no estaba cogida por el fuego», explica Del Pozo, y la dotación ha estado determinando la extensión de los daños en los dos inmuebles contiguos, uno a cada lado de los destruidos por el incendio. A los bomberos de Segovia y de Cantalejo se ha unido una dotación llegada de Sepúlveda.

En la evaluación de los daños trabajan aún esta mañana, según comentan el jefe de los bomberos de Segovia y el alcalde. Gonzalo Vivancos destaca que la casa donde se inició el fuego, «probablemente en una chimenea que encendieron con normalidad», vivía un matrimonio recién jubilado, que la había rehabilitado para pasar grandes temporadas en Fuenterrebollo.

De las tres era la única ocupada ayer, pues las otras dos son utilizadas por los propietarios como residencias de verano o para pasar los fines de semana, explica el alcalde, quien precisa que el matrimonio que vivía en el número 10 «ha quedado alojado con familiares, pero lo han perdido todo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos