Los bolardos se alejan del Acueducto en pleno puente

Operarios trabajan ya en el retranqueo de bolardos en el entorno del Acueducto. Antonio de Torre/
Operarios trabajan ya en el retranqueo de bolardos en el entorno del Acueducto. Antonio de Torre

Empiezan las obras, que se completan con la medida de cerrar al tráfico Ochoa Ondategui desde este jueves

QUIQUE YUSTESegovia

Bajar al Acueducto en coche por Ochoa Ondategui está a punto de pasar a la historia. A partir de este jueves día 7, solo se podrá acceder en vehículo a la plaza de Artillería a través de Padre Claret, Vía Roma, el paseo de Santo Domingo o la calle San Juan. La quinta entrada, la que baja desde el barrio de El Salvador, se podrá utilizar por última vez durante este miércoles, poniendo fin a una vía utilizada durante años por los segovianos para acceder con su coche al entorno del emblemático monumento romano.

No obstante, el tramo final de Ochoa Ondategui en su confluencia con la plaza de la Artillería todavía albergará durante unos días la parada de taxis más próxima al Acueducto. Pero no será por mucho tiempo, ya que en cuanto finalicen los trabajos en la nueva parada –situada en el lugar en el que estuvo situada la Estación Meteorológica– Ochoa Ondategui será completamente peatonal. La semana pasada comenzaron los trabajos de acondicionamiento de la nueva parada de taxis, rebajando la acera para un mejor acceso de los vehículos, pavimentado con adoquín la superficie y reparando los hundimientos existentes en su interior.

El corte de Ochoa Ondategui se producirá mediante la instalación de tres bolardos de hierro en el cruce con la calle Alamillos. No obstante, estos se colocarán en una zona que permita la carga y descarga en los establecimientos hosteleros de una vía que pasará a ser peatonal.

El corte definitivo al tráfico de Ochoa Ondategui será una más de las medidas que ya se han puesto en marcha para alejar el tráfico del Acueducto en la plaza de la Artillería. La primera tuvo lugar el pasado octubre, cuando se procedió a la supresión de la pequeña rotonda más próxima al monumento y al traslado de la farola situada en su interior, en una intervención que tuvo un presupuesto aproximado de 5.000 euros.

Máximo de 24 metros

La medida más significativa también ha comenzado a materializarse este mismo martes con el inicio del traslado de las decenas de bolardos de granito, unidos con cadenas, que delimitan el tráfico del Acueducto y que se encontraban a una distancia aproximada de cinco metros del monumento.

Su nueva ubicación, a diferencia de la actual, no seguirá una línea recta. Comenzarán en el paso de peatones ubicado en el inicio de la calle San Juan (donde ya están colocados en su nueva ubicación los primeros bolardos), y se irán alejando del Acueducto en la parte central de la plaza hasta un máximo de 24 metros, concluyendo en el vértice de la calle Ochoa Ondategui con la propia plaza, junto al paso de peatones que debido al cese del tráfico dejará de tener funcionalidad.

Los trabajos para reubicar los bolardos comenzaron este martes en las proximidades de la calle San Juan y coincidieron con la instalación, en el interior de la rotonda de la plaza de Artillería, de la bola de Navidad que adornará durante las fiestas este punto de la ciudad. Su colocación está obligando a los operarios a ocupar parte de la calzada, lo que unido a las obras de alejamiento del tráfico del Acueducto, está generando algunos problemas circulatorios, sobre todo en las horas de más intensidad de vehículos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos