Beam Suntory... a por los 40,5 millones de botellas

Francisco Vázquez (i) y Jaime Pérez atienden las explicaciones de Manuel Cabañas.
Francisco Vázquez (i) y Jaime Pérez atienden las explicaciones de Manuel Cabañas. / El Norte

La empresa que fabrica la conocida marca de whisky DYC, entre otras, tiene 120 empleos directos en Segovia

EL NORTESegovia

Beam Suntory producirá este año en Segovia 40,5 millones de botellas. De sus instalaciones en Palazuelos de Eresma y de la embotelladora ubicada en el polígono de Valverde del Majano saldrán 4,5 millones de cajas de nueve litros cada una de distintos productos: Anís Castellana, DYC, Larios y Jim Beam.

El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, visitó la factoría ubicada en Palazuelos de Eresma, donde se destilan y envejecen los aguardientes para la elaboración de DYC. Acompañado por Manuel Cabañas, general manager Operations Spain & India; y Luis García, Distillery Production senior manager, en el recorrido por la fábrica estuvieron también presentes el diputado de Promoción Económica, Jaime Pérez; el alcalde de Pazuelos de Eresma, Jesús Nieto; y los concejales de esa corporación municipal, Juan Manuel Martínez, Daniel Bravo, Susana Domínguez y Antonio Reguera.

Los visitantes se acercaron primero al Molino del Arco, un edificio del siglo XV que tuvo entre otras la función de convento de frailes y que actualmente acoge varios espacios dedicados a la historia de la marca y su evolución (una mirada a través de sus campañas de publicidad), además de reconocer la figura de su fundador, Nicomedes García.

Después recorrieron las instalaciones, de manera que pudieron vivir de primera mano una experiencia visual y olfativa que les ayudó a conocer cómo es el proceso de elaboración del whisky: desde el grano de cebada pasando por los procesos de malteado, molido, fermentación, destilado y, por supuesto el envejecimiento en barrica, donde el whisky terminará de adoptar el aroma, color, sabor y suavidad que lo caracteriza.

El recorrido incluyó también la visita a la bodega más antigua de las destilerías, que atesora 10.000 barriles de roble americano, y permite a los visitantes apreciar mejor los matices y los aromas de los distintos whiskys elaborados en las instalaciones.

Beam Suntory, que tiene 120 trabajadores directos en Segovia, tiene una segunda planta en Valverde del Majano, donde se termina el producto, se embotella y se distribuye. La producción anual en la destilería se sitúa en un millón de litros aproximadamente de aguardiente de malta y diez millones de alcohol de grano.

Productos con más años de envejecimiento, nuevos aromas y sabores y un toque añadido de calidad componen la gama premium en la que trabaja la marca segoviana de whisky DYC, una bebida «muy clásica que busca la innovación», según explicó recientemente, en una entrevista con Efe, Luis García. Uno de los retos de futuro que se plantea la empresa es que DYC sea más conocido y consumido en el exterior porque «a nivel de calidad no tiene nada que envidiar a las bebidas extranjeras» y, a su juicio, está en condiciones de acaparar una «buena cuota de mercado».

La clave está, según señaló García, en cambiar el alcohol de barril durante su envejecimiento para que adquiera propiedades del vino o de otras bebidas alcohólicas, un proceso que en lugar de llevar los 3, 8 o 10 años habituales podría rondar entre los 15 y 20 años. Además, indicó que al igual que ha ocurrido en el mundo de la ginebra o el vodka, el whisky también comienza a introducir nuevos sabores acordes al producto como la manzana y la miel, un paso que, según García, DYC podría dar próximamente para llegar más al público joven.

La empresa lleva 58 años produciendo el whisky español más conocido y el segundo más demandado en el país, ya que, con una cuota de mercado del 20,1% y un millón de cajas de nueve litros vendidas en 2016, solo ha sido superado por la marca escocesa JB. Esto supone una recuperación de las ventas, ya que desde hace varios años el consumo de whisky ha experimentando una caída importante en España, un hecho que García achaca a las modas y al descenso generalizado de consumo de bebidas espirituosas. No obstante, mientras el crecimiento de consumo de whisky en 2016 fue del 1%, consolidándose como la bebida espirituosa más demandada, DYC supera en cerca de siete veces esta cifra con un aumento de las ventas del 6,9% en el mismo periodo.

Fotos

Vídeos