C’s no pondrá líneas rojas en la negociación del presupuesto

Miriam Sanz y María José García Orejana, concejalas de Ciudadanos./Antonio Tanarro
Miriam Sanz y María José García Orejana, concejalas de Ciudadanos. / Antonio Tanarro

María José García Orejana espera que se cumplan los acuerdos firmados en 2017 para debatir las cuentas de 2018

QUIQUE YUSTESegovia

A finales de este mes está previsto que el equipo de gobierno lleve al pleno del Ayuntamiento de Segovia su propuesta de presupuestos para 2018. Su hoja de ruta económica necesitará el apoyo, bien con un voto a favor o bien mediante la abstención, de al menos un grupo político de la oposición. Las relaciones con Izquierda Unida, su tradicional socio en el Consistorio, son más distantes que nunca, por lo que Ciudadanos vuelve a erigirse como la opción más probable para que las cuentas socialistas salgan adelante. La formación naranja ya permitió la aprobación del proyecto económico en 2017 y se muestra receptiva a volver a hacerlo en 2018.

No obstante, su portavoz en el Ayuntamiento de la capital, María José García Orejana, reconoce que por el momento no se han mantenido reuniones con el equipo de gobierno para realizar un primer estudio de los presupuestos, para el que se baraja una cifra en torno a los 65 millones de euros, cuatro millones más baja que la que se presupuestó en 2017. Sí que ha habido conversaciones para ultimar los compromisos adquiridos durante las negociaciones del pasado año, entre los que se encuentra la realización de una auditoria en el área de Urbanismo.

Precisamente, el cumplimiento de este acuerdo es imprescindible para que la formación naranja acepte volver a sentarse con el equipo de gobierno de cara a los presupuestos de 2018. «Queremos que nos digan cómo está, qué plazos se van a seguir, cuándo se va a probar y cómo se va a hacer», declara García Orejana en relación a una auditoria cuyo pliego ya está redactado.

«También queremos que haya un experto jurista y contable para que estudie la disciplina urbanística, y en concreto el tema de Juan Cruz Aragoneses», añade la portavoz de Ciudadanos. Si se cumplen dichas condiciones, se muestran partidarios de comenzar las negociaciones para las nuevas cuentas, que pretenden ser aprobadas por el equipo de gobierno este mismo mes. «No es algo que pille a nadie por sorpresa. Es algo que no depende de nosotros, es cosa suya», subraya García Orejana.

«Todo atado»

«Si has firmado un acuerdo no te vas a meter con otro dejando flecos pendientes del anterior. Nos gusta tenerlo todo atado, controlado y cumplido», continúa la portavoz de la formación naranja, quien se muestra reacia a adelantar las propuestas que su partido propondrá de cara a los próximos presupuestos.

«Hacerlo ahora no tiene mucho sentido ya que no estamos en una negociación», incide. No obstante, reconoce que en la ciudad «están pasando cosas que saturan un poco y son inauditas», en referencia a los continuos retrasos en la aprobación del Plan Especial de las Áreas Históricas (Peahis) o en la entrada en vigor del nuevo pliego del transporte urbano de la ciudad. Dos asuntos que previsiblemente serán abordados por Ciudadanos, así como la reclamación de medidas que fomenten el empleo para luchar contra la despoblación.

A falta de zanjar los compromisos firmados en 2017, García Orejana no establece líneas rojas de cara a los presupuestos de 2018. «Si se abre un periodo de negociación veríamos qué cosas son interesantes para Segovia. Nosotros lo que tenemos que hacer es priorizar necesidades», afirma la portavoz de C’s, quien no rechaza una posible inversión en el CAT: «Nos tendrían que explicar qué es lo que van a hacer y qué contactos tienen. Es algo que ahora mismo desconocemos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos