El Ayuntamiento gana el pleito sobre la casa de guardas

Terreno en San Lorenzo sobre el que se construirá el instituto. /Antonio de Torre
Terreno en San Lorenzo sobre el que se construirá el instituto. / Antonio de Torre

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León desestima el recurso de apelación interpuesto por la empresa Navisa

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La brega en los tribunales del Ayuntamiento de Segovia no solo le trae disgustos al equipo de gobierno que preside Clara Luquero. La alcaldesa ha conformado este jueves, en su comparecencia tras la reunión de la junta de gobierno local, que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha dado la razón al Consistorio en el litigio que mantiene con la empresa inmobiliaria Navisa.

El pleito viene de lejos y concierne a la expropiación de los terrenos de la antigua casa de guardas, en el barrio de San Lorenzo, sobre cuyo solar se construirá el centro educativo que asumirá la actividad del actual Ezequiel González y que también acogerá a estudiantes del alfoz, como tiene previsto la Junta de Castilla y León.

Dichos terrenos se cedieron a la Administración autonómica por parte del Ayuntamiento de Segovia después del acuerdo de expropiación de 10.000 metros cuadrados con la empresa, que era la titular del lugar. Sin embargo, como ha recordado este jueves la regidora, la promotora solicitó en el año 2016 al expropiación de otros 10.000 metros cuadrados de la finca, a lo que el Consistorio se negó.

Entonces, Navisa actuó en los tribunales. El Juzgado número 1 de Segovia ya falló a favor de los intereses defendidos por el Ayuntamiento, ha recordado Luquero. La empresa, por su parte, recurrió y apeló a la Sala Regional. Ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León valida ratifica la primera sentencia y desestima la apelación presentada por Navisa en favor de la segunda expropiación, ha indicado la alcaldesa.

Pagos de la primera expropiación

En noviembre de 2016, el Ayuntamiento acordó un plan de pagos a la promotora para el abono escalonado de la primera expropiación. Cabe recordar que la parcela objeto de la discordia tiene una superficie de unos 22.000 metros cuadrado.

Tras un largo litigio, en junio de hace dos años el Tribunal Supremo ratificó que el Consistorio tenía que pagar 5.641.828 euros más intereses de demora por aquella expropiación, precio fijado por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en 2011.

La decisión no dejó satisfechos ni a unos ni a otros, porque el Ayuntamiento proponía pagar 1,7 millones de euros, mientras que los propietarios reclamaban 21 millones.

Las arcas municipales ya habían pagado en su día la cantidad de 1,7 millones de euros, pero por aquel entonces tenía pendiente el abono de 3.934.528 euros, que se lleva a cabo mediante el citado plan de pagos fraccionados acordado con la empresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos