Cuéllar congela impuestos y tasas por sexto año consecutivo

El alcalde, en el centro, junto a dos de sus concejales, durante su comparecencia. /M. Rico
El alcalde, en el centro, junto a dos de sus concejales, durante su comparecencia. / M. Rico

El Consistorio prevé una reducción de ingresos de 42.000 euros por el IBI y unos 131.000 por las plusvalías

A punto de aprobar los presupuestos municipales para 2018, el Ayuntamiento de Cuéllar ha anunciado que congelará todas las tasas e impuestos municipales durante el próximo ejercicio, una acción que desde el equipo de gobierno se desarrolla por sexto año consecutivo. Desde el Consistorio, el alcalde de la villa, Jesús García, señaló que esta medida supone un gran esfuerzo para el Ayuntamiento, pero que cuenta con un objetivo claro, «que sean los contribuyentes de forma más directa los beneficiarios». Así, señaló que desde el equipo de gobierno entienden que se siguen viviendo situaciones complicadas en la economía familiar y «debemos ser los que vivimos de forma más directa con los ciudadanos, quién nos impliquemos en mejorar sus condiciones de vida».

Asimismo recordó que el IPC, durante este último año, con el dato del mes de septiembre, ha subido un 1,60% y que en el año 2016 no sólo no se subieron los impuestos, sino que el de Bienes Inmuebles, conocido popularmente como ‘la contribución’, «se bajó un 10%, lo que supone una reducción en la recaudación anual de 250.000 euros aproximadamente».

Respecto a este mismo impuesto, para el año 2018 se realiza una previsión de reducción de ingresos de 42.000 euros. Asimismo, desde el Consistorio apuntan que el impuesto de plusvalías o incremento de valor de los terrenos quedará sin aplicación para el próximo ejercicio, lo que supondrá otra reducción de ingresos para el Ayuntamiento, lo que se estima en unos 131.000 euros, cantidad que quedará reflejada en los presupuestos del año 2018.

Agua

Respecto a las tasas, el Ayuntamiento también paraliza su aumento, y eso teniendo en cuenta que en 2018 se incrementarán los costes del servicio de agua, pues, según anunció el alcalde, estos días se ha puesto en funcionamiento la nueva depuradora, que cuenta con un tratamiento más complejo y efectivo que la depuradora antigua, lo que aumentará los costes de depuración.

«Cuando conozcamos los costes reales de gestión, que estamos convencidos triplicarán los actuales, valoraremos la necesidad o no de subir la tasa de este servicio», destacó García, que a su vez señaló que desde el equipo de gobierno se va a hacer lo imposible por no implementar dicho cargo a los vecinos, «como hicimos con la nueva estación de agua potable, que lleva varios años funcionando con agua de más calidad, y, por supuesto, con un coste añadido que no repercutimos en los usuarios». El equipo de gobierno dice que esta es su política, el «ser solidarios no aumentando los impuestos y dando mejores servicios», ante lo cual reflexionan señalando que parece difícil la convivencia de ambos conceptos, aunque, a su juicio es sencillo pues «se consigue con una buena utilización de los recursos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos