El Ayuntamiento baraja recurrir ante el Supremo la sentencia de la pantalla gigante

Momento del precinto de la pantalla. / Tanarro

QUIQUE YUSTE Segovia Viernes, 6 octubre 2017, 13:12

El Ayuntamiento de Segovia baraja recurrir ante el Tribunal Supremo la sentencia del TSJ que abre la puerta a la legalización de la pantalla gigante que emite vídeos publicitarios desde la segunda planta del número 20 de la calle Cervantes, en plena Calle Real, y anula las multas impuestas por considerarlas excesivas. La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, señaló ayer que la sentencia, que está siendo estudiada por los servicios jurídicos, «admite que es aplicable la ordenanza municipal reguladora de publicidad». Y aunque no es un cartel convencional, «se entiende que es publicidad», recalcó Luquero, quien añadió que la discrepancia entre el planteamiento del Ayuntamiento y de la resolución del Tribunal Superior de Justicia «está con el ámbito de protección» del recinto amurallado. «Esta taberna está dentro de ese ámbito de protección», declaró la alcaldesa en relación al bar Volapié, situado en el chaflán del edificio entre la calle Cervantes y la de Santa Engracia.

Aunque el juez considera «que no está lo suficientemente argumentado y justificado», Luquero indica que «hay un informe que establece que no está dentro del recinto amurallado, pero sí dentro del entorno de protección». Hay, por tanto, una discrepancia, insistió Luquero, que reiteró que se está estudiando acudir al Supremo. «Lo que a mí me trasladan es que el juez no lo ha percibido. En uno de los argumentos asegura que no ha podido ver en la web municipal hasta dónde abarca el ámbito de protección ampliado del recinto amurallado. Sí que hay un informe municipal que lo asegura. El juez no lo da por acreditado; tenemos que verlo más despacio.

La alcaldesa recalcó también que el juez considera que «el Ayuntamiento ha obrado como debía. Procedió primero a sancionar y luego a precintar. El tribunal entiende que debería haberse tramitado como una simple declaración». También insistió en que «la pantalla se colocó allí sin autorización».

Secciones
Servicios