Las aves rapaces conquistan Sepúlveda

El Grupo Tree Folk durante el desfile que da paso al 'toque de la Zángana'.
El Grupo Tree Folk durante el desfile que da paso al 'toque de la Zángana'. / Antonio Tanarro
Segovia

La localidad segoviana celebró la 34 edición de la Feria y Fiesta de los Fueros, dedicada a la cetrería y con «gran seguimiento y participación», según el alcalde Ramón López

EVA ESTEBANSepúlveda

La villa de Sepúlveda se ha trasladado un año más a la Edad Media para celebrar, este fin de semana, la 34 edición de la Feria y Fiestas de los Fueros bajo el título 'Las aves y la cetrería', con esta última como gran protagonista. Las altas temperaturas no han impedido que tanto vecinos como turistas hayan disfrutado del ambiente medieval y de los puestos de artesanos y comerciantes, música, fuego y todo tipo de animaciones que cada año se congregan durante el tercer fin de semana de julio: «A pesar del calor, las calles han estado siempre llenas de gente», señala el alcalde Ramón López.

Fotos

Una atmósfera vetusta se percibe en todas las esquinas de la localidad. Los pendones y banderas de gran longitud colman las calles colindantes a la Plaza Mayor; resulta extraño ver un balcón o una ventana sin ningún tipo de decorado. Entre tanto, el olor a especias y hierbas aromáticas de los puestos de comerciantes dominan el ambiente. «Este olor es uno de los más característicos de la feria», dice una vecina a otra mientras caminan hacia el mercado.

33 campanadas

Desde primera hora de la mañana, la música del grupo Tree Folk alegra el casco histórico de la villa. Su desfile supone el preámbulo para dar paso al 'toque de la Zángana', 33 campanadas para rememorar el 'toque de queda' con el que se avisaba a los caballeros medievales de que las siete puertas que permitían acceder al pueblo estaban a punto de cerrarse.

Uno de los rasgos distintivos que «siempre» trata de llevar por bandera la Feria y Fiesta de los Fueros, que conmemora el fuero otorgado por Fernán González y confirmado por Alfonso VI de Castilla, es la importancia y protagonismo que otorga a los sepulvedanos: «Participa la mayoría del pueblo, ha habido un gran seguimiento y hay que seguir innovando pero sin perder esa esencia», incide el regidor.

Las actuaciones teatrales a cargo de vecinos, del grupo de danzas Virgen de la Peña y la presencia de puestos de mercaderes locales evidencian las palabras de Ramón López. «Hace seis meses decidí crear una empresa de carteras y bolsos artesanales y hoy estoy aquí, en mi pueblo. Estoy muy contenta, la gente siempre responde», dice Sandra Ortiz, dueña de Daan Design.

Exhibiciones de cetrería

La cetrería ha acaparado todas las atenciones. Si bien el año pasado hizo lo propio la artesanía, este curso se ha optado por las exhibiciones con aves rapaces «porque cada año se toma como hilo conductor artículos que existen en el fuero, y la cetrería lo está», indica Ramón López.

A través de la compañía leonesa Lía Corax, los presentes han podido disfrutar de exhibiciones y danzas con aves rapaces. Es la única empresa «autorizada» para realizar este espectáculo en el que se pudieron observar aves como el búho real o lechuzas, cuya «exhibición está prohibida», en una coreografía sincronizada con la bailarina mientras vuelan libremente, dice Noelia Herrero, creadora de la danza con aves rapaces. «Es una de las actuaciones que más ha llamado la atención, es muy llamativo», dice el alcalde.

Cada fin de semana se festeja un mercado medieval en algún punto de España. Su celebración se ha consolidado e incrementado, por lo que la diferenciación se convierte en un aspecto fundamental: «Aunque se celebren ferias medievales en otros lugares, el marco en el que se desarrolla y la manera en la que lo hace es primordial, lo hace distintivo», afirma Marisa Tejedor, una maestra que lleva más de 30 años residiendo en Sepúlveda.

División de opiniones

Este año, según el alcalde, «ha habido 48 puestos, más o menos igual que otros años» procedentes de diferentes lugares de la Península. Entre los comerciantes las sensaciones son muy diferentes: «Hemos notado que ha venido menos gente y puestos, pero vamos a seguir viniendo», dice Isabel Sola, propietaria de un puesto que artesanía sobre madera de olivo «que ha participado desde la primera edición». Sin embargo, la dueña de Daan Design hace un balance positivo: «Este año ha venido más gente que en los pasados».

Uno de los momentos más singulares y multitudinarios ocurrió el sábado por la noche cuando, tras el 'toque de queda', más de 500 antorchas iluminaron la villa y dieron paso a una noche protagonizada por el grupo Abrojo, uno de los más representativos de la comunidad.

El territorio en el que el fuero tenía vigencia no era solo la villa de Sepúlveda, sino que se extendía en lo que se definió como Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, que todavía existe y que abarca 39 municipios que se corresponden con 52 poblaciones.

Fotos

Vídeos